La genética puede ser muy caprichosa y, en más de una ocasión, os hemos traído ejemplos de ello. Pero, ¿qué pasa si se mezcla la maravilla de la genética con lo adorable del mundo animal? Pues que os traemos imágenes fantásticas como las que os traemos hoy.

Aquí os dejamos un recopilatorio con ejemplos de que, en muchas ocasiones, nuestros genes son creativamente caprichosos:



1El cielo en sus alas

Me ha quedado un poco edulcorado, pero lo cierto es que parece que este periquito esté completamente lleno de nubes.

2Una mirada gélida

Teniendo estos ojos, que me quiten al rey de la noche de enfrente.

3El gato matrioska

Como podéis ver en la imagen, da la sensación de que hay otro gato durmiendo encima del gatete; es adorable.




4Hermanos (casi) gemelos

Después de que la madre dio a luz, se quedó en blanco al ver lo que había salido.




5Una máscara perfecta para ser un bandido

Esto es lo que pasa cuando llevas lo de ser ‘un pillín’ en la sangre.

6Una barba de lo más particular

Cuando la edad no se te reparte bien por la cara.

7Una planta albina



Al parecer, esto también podía darse en el mundo vegetal.

8A la genética se le acabó la tinta

Y lo cierto es que eso ha hecho que sea todavía más adorable.

9Lleva el traje integrado

Preparado para ir a cualquier bautizo o comunión.

10Una mirada cargada de potencia




De esos caprichos genéticos que se dan una vez cada millones de casos.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Cuál es el ‘capricho genético’ más espectacular que habéis visto en vuestra vida? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Difundir.