Una nueva cita de First Dates que nos deja sin palabras y queremos compartir para que puedas ver los grandes momentos que nos dejó esta peculiar pareja.

A veces, sin darnos cuenta, podemos hacernos repetitivos y este ha sido el caso de Antonio y su gran afición por las motos y Marc Márquez.

La cita empieza presentándose Natalia, de 28 años, una sevillana muy simpática, esteticista y con ganas de conocer a su persona ideal. La primera frase que dijo en el programa fue: «tengo más amigos que amigas», considerándose así una persona «cañera» y afirmando que se lleva mejor con chicos que con chicas.

Al preguntarle Carlos qué busca de pareja, ella explica: «Busco un hombre que aparte de ser mi pareja, sea mi amigo y así compartir todo». Físicamente le gustan los hombres altos ya que ella se considera alta y no acepta a chicos que no lleguen al 1.80 m.

Es la hora de Antonio, el gran protagonista de esta cita, un hombre jornalero de 35 años y cordobés. En su presentación afirma: «las motos son mi vida, yo soy de Marc Márquez», así repitiéndolo como tres veces y solo en su presentación. Además, explica que le han rechazado poco y que su arma de seducción es «el pico», refiriéndose a que se maneja muy bien a la hora de hablar con las mujeres.

La primera impresión de Natalia al verlo fue buena, ya que lo único que pedía en un chico era que fuese alto y Antonio cumplía el requisito tan especial para ella.

Antonio, como no, le pregunta si le gustan las motos y ella explica haber tenido un accidente de moto en el que casi pierde la vista y desde entonces no ha vuelto a montarse en una.

La primera impresión de Antonio al ver a Natalia fue: «Guapísima y el cuerpo medio bien, bueno, tirando más pa bueno que pa malo». Pero lo que le decepcionó es que le dijera que no le gustaban las motos por ese accidente que tuvo. «Todo se puede hablar en el mundo», afirma Antonio.





El primer fallo, de tantos, que ve Natalia en Antonio es su manera de vestir. Él de nuevo le vuelve a introducir el tema de las motos, dando así un saludo a cámara a todos los motoristas de España. «Su forma campera no me acaba de convencer», recalca Natalia.

Se sientan en la mesa para cenar y Natalia hace una de las preguntas básicas al conocer a alguien: ¿cuántas parejas has tenido?», a lo que él responde, «cuatro o cinco». Antonio le pregunta a ella y se queda sorprendido por su respuesta: Natalia afirma haber conocido más de 30 chicos. «No mola eso», recalca Antonio.

«Soy motero, soy de Marc Márquez», vuelve a repetir Antonio por séptima vez en lo que llevan de cita. Ella vuelve a explicarle su accidente y que no le gustan las motos por lo que le pasó. Natalia prefiere coche y eso no le gusta nada al jornalero.

Hablan sobre el tema hijos y Natalia le cuenta a Antonio que no le gustan nada. Es más, no quiere tener hijos y si algún día decidiera ser madre, adoptaría. Antonio, en cambio, no entiende que prefiera adoptar antes de dar a luz.

Como podemos ver, la cita va de mal en peor, y Antonio no lo mejora volviendo a hablar sobre motos. «Es de lo único que habla», dice Natalia, cansada de Antonio.

El amante de motos le enseña el tatuaje que tiene hecho por su amiga y ella, sin ningún escrúpulo, le dice: «qué poco arte tiene la chiquilla, el tattoo parece carcelero».

Natalia decide irse al lavabo para hablar con su amiga y contarle que le está pareciendo la cita con Antonio: «vaya despropósito, es un cateto de campo cordobés», afirma Natalia descontenta con el hombre que tenía al otro lado de la mesa.

La sevillana le cuenta a su amiga que solo habla de motos y recalca solo una cosa buena de Antonio, afirmando que es muy simpático.

Carlos decide poner música para animar a las parejas, poniendo «Alocao» la canción del momento de Omar Montes y Bad Gyal. A Natalia le encanta bailar y no duda en levantarse de su silla a lo que Antonio no tiene la misma reacción, quedándose sentado comiendo con mala cara al ver que su cita dice: «baila tú conmigo Matías». 

La decisión estaba bastante clara desde el primer momento. Le preguntaron a Antonio qué le había parecido Natalia y afirmó: «no me ha gustado que no quiera hijos y que no le gustaran las motos que es su pasión, pero bueno, nadie es perfecto.»



Natalia no se iba a quedar muy atrás y recalcó de Antonio: «es un hombre muy clásico y yo más de ciudad», lo que a él le ofende y afirma tener las ideas claras.

NO OS PERDÁIS EL VÍDEO A CONTINUACIÓN:

La conclusión que sacaron los dos, es que no tenían nada en común y buscaban otro tipo de parejas a su lado. Visto lo visto, ha sido un desastre de cita y claramente estos dos pajaritos se irán cada uno por su lado.

¿Qué te ha parecido? ¿Cómo has visto a Antonio? Déjanos tu opinión en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: First Dates.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥