El objetivo de un buen anuncio publicitario es pasar a la historia. De nada sirve promocionar un producto si a los dos días ya nadie se acuerda de él… pero es que, en muchas ocasiones, el anuncio en sí se come al producto. ¿Os acordáis aquel de ‘claro que sí, guapi’? Pues eso.

Pero hoy queremos hablar de otro que, muchos años atrás, no tuvo a todos enganchados de mala manea. Llego a nuestras vidas en 2008 y, todavía hoy en día, los que éramos adolescentes por aquel entonces, lo tenemos incrustado en nuestra cabeza y se despierta cada vez que escuchamos la palabra ‘fiesta’… ¿os dice algo esta pista?

«¿Cómo no me voy a reír? Es una fieshta», era la frase estrella del anuncio más famoso de Ausonia. En él, podíamos ver cómo, una madre, intentaba animar a su hijo para que fuese a una fiesta, ya que esta estaba bastante ‘pocho’ por llevar ortodoncia.

Más allá del producto que se anunciaba en el anuncio (el cual, honestamente, nadie recuerda), lo que se nos quedó a todos era la forma en la que el joven pronunciaba la palabra ‘fiesta’ ya que, con los aparatos dentales, no podía hacerlo ‘correctamente’.

Pero es que han pasado 12 años y nosotros nos hacemos una pregunta: ¿qué ha sido del joven protagonista de esa maravilla del audiovisual televisivo?

Fue el famoso YouTuber Jorges Cremades el que se propuso dar con el chico y, después de una intensa búsqueda, lo consiguió, acabando así con el rumor más extendido al respecto: el de que, después de protagonizar el anuncio, el chico había recibido tanto bullying, que había acabado por suicidarse.

Ilan Cuesta es un joven argentino que, en la actualidad, tiene 25 años y al que poco le queda de lo que veíamos en aquel involuntariamente divertido anuncio (y ahora veréis que esto lo decimos en el mejor sentido posible).

No solo no se quitó la vida, si vais a su perfil de Instagram, podréis ver que, orgulloso, destaca que es el chico de ‘es una fieshta’.





«Al principio no noté la repercusión, pero cuando pasó el tiempo, mis primos y mis tíos me lo empezaron a contar», contaba Ilan a 20minutos en referencia al anuncio que rodó con tan solo 12 años.

Y aquí llega una de las principales curiosidades de este asunto: el anuncio fue rodado íntegramente en Argentina. Ilan tuvo que simular acento español para que ‘colase’ en nuestro país y, precisamente por ese motivo, el spot no tuvo mucha repercusión en su país natal y, por supuesto, en su entorno.

«Empecé a notar la repercusión cuando viajaba y conocía a alguien de España y le preguntaba sobre el spot. Todos me decían que lo conocían y que se decía que me había suicidado», confesaba el joven. «Al principio me hacía gracia y me lo tomaba con humor. Después, de mayor, pensé en decir que era yo el del anuncio, pero estaba viviendo en Buenos Aires y no tenía forma de decirlo y que se enterara todo el mundo», reconocía.

En lo referido a su vida profesional, Ilan explicó haber rodado otros anuncios en Argentina, pero que su carrera dentro de ese mundo ‘no dio para más’ y, por lo tanto se centró en otros asuntos. A pesar de eso, no le haría ascos a volver a ponerse delante de una cámara: «volver a actuar en anuncios o series».





En la actualidad Ilan es un hombre muy ocupado. Gasta la mayor parte de su tiempo estudiando arquitectura y practicando trucos de magia. De hecho, esto último le ha permitido actuar en fiestas y hasta en la calle.

También estuvo muy metido en el mundo del fútbol, llegando a ser casi profesional. Jugó en multitud de equipos de Buenos Aires: Club Atlético Huracán, Club Atlético Atlanta y Asociación Atlética Argentinos Juniors; pero también de Granada: Club Deportivo Huétor Vega y Unión Deportiva Maracena. Una lesión lo retiró para siempre.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.