Cuando llegan las tres de la tarde y no nos hemos llevado nada de comida a la boca desde el desayuno, lo más probable es que tengamos un hambre atroz; un hambre de esas que te comerías cualquier cosa que, remotamente, recuerde a algo comestible… y es que precisamente de eso venimos a hablaros hoy: de las cosas que parecen comida pero que, en realidad, no lo son (algunas puedes comértelas, pero lo más probable es que no vivas para contarlo). Y para empezar, como es de buena educación: buen provecho:

1Puede que parezca un sandwich

Pero te prometo que, si le pegas un mordisco, lo más probable es que tengas que comer papillas el resto de tu vida.

2No se trata de un trozo de carne cruda;

Eso que veis ahí es un jabón muy desgastado… pero lo cierto es que es bastante asqueroso.

3Salmón noruego

Ojalá… en realidad es un poco de pasta de dientes que, por algún tipo de milagro, se ha untado de esta maravillosa forma.

4No te emociones: no son nubes de azúcar

Son bolitas de detergente y, si te comes una, lo más probable es que acabes en las nubes de verdad… pero no de la forma que te gustaría.

5En verano siempre apetece un helado…





Pero esto no podrá saciar tu gula: no es más que plastilina. Apetecible, sí. Pero completamente incomestible.

6Una baguette calentita acabada de sacar el horno

Eso fue lo que pensaron cuando vieron esto… pero luego se dieron cuenta de que era el pobre de Misifú, que se había quedado dormido en una maceta.

7La barra de chocolate más grande del mundo

Es una pena que la utilicen como puerta de garaje… es un desperdicio de algo tan delicioso.

8El zumo de naranja hay que bebérselo rápido, que pierde las vitaminas

En este caso las perdió hace bastante: es un bote de agua manchado con acuarelas.





9Mucha gente se emociona pensando que es un buen trozo de queso cheddar

Pero nada más lejos de la verdad: es un mineral muy extraño y, sobre todo, con un aspecto de lo más delicioso.

10Una lechuga muy calentita

Como eslogan sería muy bueno… pero también sería mentira: esto es una manta.

11Otra confusión con el tema del queso cheddar

En este caso, a diferencia del anterior, con lo que nos enfrentamos es con un trozo de jabón de manos.

12Si es que apetece servirse un plato sopero de ese helado de fresa…

Pero es que no es helado: es masilla para paredes de secado rápido… ¿a quién se le ocurre hacerla de ese color?



A vosotros, ¿qué os han parecido estos ‘alimentos engañosos’? ¿Alguna ves os habéis topado con algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Difundir.