¿Qué ganas tenemos de ir a trabajar en verano, verdad? Pudiendo estar en la playa, tomando el sol, con la sombrilla, tu refresco en mano… Y claro, si encima tenemos que ir a trabajar con pantalones largos como si estuviésemos en los años veinte… ahí ya podemos morir deshidratados del calor que tenemos que aguantar. El código de vestimenta en muchas empresas no permite ir en pantalones cortos o al menos no enseñar más de lo adecuado… y esto, en verano, es una putada.

Os contamos la historia de Joey, un trabajador que no se quedó conforme con la política de vestimenta de su empresa.




El chico, al ser verano y sufrir las altas temperaturas de su ciudad, decidió llevar bermudas para combatir la calor al trabajar en su oficina. Los jefes, al verle llegar, le hicieron dar media vuelta porque, al parecer, no podía ir a trabajar en bermudas.




El empleado lanzaba esta pregunta al aire a través de su cuenta de twitter:

»Si una mujer puede llevar vestido en el trabajo, ¿puedo llevar yo pantalones cortos? Respuesta: No. Me acaban de enviar a casa por ello.»

Indignado, se fue directamente a revisar cuál era la política de la empresa para ver si realmente tenían razón al hacerle volver. Para su sorpresa, se dio cuenta de que las mujeres, en cambio, sí que podían llevar vestido y enseñar más que los chicos.

Para sorpresa de muchos, el chico decidió vestirse con una prenda de mujer: nada más y nada menos que con un vestido. Cómodo y fresco, pilló de nuevo su coche para ir a trabajar, ahora sí, con un atuendo adecuado.

Al llegar a la oficina, sus superiores se quedaron perplejos pero, para su sorpresa, no le enviaron a casa de nuevo. Los compañeros, al verlo, se solidarizaron ante este suceso y para exigir que los hombres pudieran llevar bermudas al trabajo. Lo que sí que le dijeron los jefes es que tenía demasiado color y le invitaron a volver a casa para poder cambiarlo, de nuevo, por las bermudas. Él, con todo su orgullo, respondió:


»Estoy bien así»

Durante el día hubo un poco de cachondeo pero el chico se lo tomo con total naturalidad y sus compañeros le apoyaron la causa.

Gracias al acto que tuvo Joey, los jefes rectificaron la política de vestimenta en verano.

»Debido a las extremas temperaturas elevadas que estamos teniendo, hemos accedido a permitir a los caballeros a llevar pantalones cortos 3/4 en la oficina. Deberán ser de colores discretos, negro, navy o beige solo.

Háganme saber cualquier duda que tengan sobre esto o cualquier aspecto del código de vestimenta.

Gracias»

Un gran acto que pocos harían y que, al final, acabó con un final feliz.

¿Tenéis alguna anécdota parecida respecto a la vestimenta? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Rolloid