Ya sabéis que en esta página somos unos grandes aficionados al tema de compartir peinados muy extraños; cortes de pelo imposibles, aparentemente sacados de otro planeta. Recientemente, por ejemplo, os contábamos la historia de Alena Kravchenko, una joven de 34 años que llevaba toda la vida sin cortarse el pelo y que, en la actualidad, este superaba los dos metros de longitud.

Pero es que lo que os traemos hoy supera con creces esa historia.

Si pensabais que Alena era la auténtica Rapunzel, puede que hoy conozcáis a su familia al completo… y es que las protagonistas de nuestra historia de hoy son unas auténticas prodigio en lo que a longitud capilar se refiere.

¿Queréis escalar una torre sirviéndoos de la rubia cabellera de una princesa? Puede que necesitéis la dirección de estas cuatro.

Aquí os presentamos a Tere Lynn Svetlecich Russell (he tenido que escribir tres veces el nombre para no equivocarme). Esta madre de 43 años se ha convertido en toda una celebridad en su lugar de residencia, Illinois (EE.UU), gracias a su larga cabellera… y a la de sus tres hijas.

Pero la pregunta que nos interesa aquí es la siguiente: ¿Cómo de largas son sus cabelleras en realidad?




La de la madre, como podía parecer lógico, es la más larga de todas: 1,9 metros de longitud. A esta, la siguen la de su hija mayor, Lynn, con 1,4 metros de longitud. La siguiente es la hija mediana, Cendalyn, cuya melena llega al metro de longitud y, finalmente, la más pequeña, Chesney, con 70 centímetros de puro pelo liso y sedoso.




El secreto, según confiesa la madre, es utilizar productos naturales y nada de champú: «una vez puse champú en toda mi cabeza y, al ponerle agua, el peso fue tal que me caí en el plato de ducha», confesaba.

Lo que sí utilizan es mucho acondicionador… de hecho, admiten que, cada vez que se lavan la cabeza, gastan media botella de este producto… y es que cuidar un pelo así tiene que ser verdaderamente complicado.

Gracias a la longitud de su cabellera, la familia ha acumulado ya varios premios y records mundiales, los cuales luce con orgullo.




Tere permite que sus hijas se dejen crecer el pelo tal y como hizo ella… pero deja claro que si ellas deciden cortárselo, ahora o cuando sean mayores, tendrán su aprobación (aunque, claramente, le gustaría que siguiesen la tradición).

Aquí os dejamos un vídeo donde se explica su historia al completo:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta curiosa historia? ¿Creéis que alguien puede subir la apuesta? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Rolloid.