La historia de Ethan Suplee es una de esas que inspiran muchísimo y que sirven para tener un buen ejemplo de cómo sí hacer las cosas. Él siempre tuvo problemas relacionados con su peso. En su punto más crítico, Ethan llegó a pesar 240 kilos y su salud estaba tremendamente perjudicada por este factor. La cosa cambió cuando, hace unos años, se sometió a una intensa dieta y rutina de ejercicios y, en la actualidad, pesa 140 kilos menos…

Pero, ¿quién es Ethan Suplee?

Si no os suena por su nombre, quizás la imagen que os dejamos más abajo os diga algo… y es que él es conocido por haber participado en series como Remember the Titans, American History X o Me llamo Earl.

Recientemente, participó en el podcast titulado American Glutton y explicó cómo había sido el largo recorrido que había tenido que emprender: «Supongo que tenía 5 años cuando hice la primera dieta. Fui a visitar a mis abuelos en Vermont y estaban un poco sorprendidos por mi estado. Quizá hoy en día es más normal, pero a principios de los 80 era sorprendente. Me pesaron y estaban conmocionados. No tengo idea de cuál fue el dato, pero comenzaron a limitar mi comida», contaba en la entrevista.

«Aprendí muy rápido que si quería un segundo plato de lasaña tenía que comérmelo sin que me vieran. Tenía la idea de que la comida era algo que la gente no quería que tuviera, así que si quería más comida, tenía que comer a escondidas”, reconocía el actor, quien también confesaba haber llegado a los 10 años pensado 90 kilos, una auténtica barbaridad para un niño tan pequeño.

El actor confesó también que lo suyo era el trastorno conocido como ‘trastorno de atracón’: “De hecho, con el tiempo y el paso de los años me he dado cuenta de que la mayoría de mis atracones se producían cuando estaba solo. Por ejemplo, cuando era adolescente, salía a una discoteca con mis amigos, y nunca me sentía cómodo comiendo con ellos, pero en mi camino a casa siempre encontraba algún lugar y tomaba el equivalente a tres comidas completas justo antes de irme a la cama”.




Pero a este problema había que sumarle otro completamente inesperado: la industria de Hollywood empezó a rechazarlo cuando empezó a perder peso.

Después de que ‘Me llamo Earl0 fuese cancelada en 2009, Ethan se volcó por completo en perder peso a base de hacer spinning… pero los papeles dejaron de llegarle; así de simple.

A lo largo de esos años, se dedicó a ganar peso cuando tenía que hacer un papel y eso, como puede resultar evidente, no es nada saludable para la salud: “En algún momento pensé, ‘Bueno, voy a engordar de nuevo porque tal vez sea mejor para el trabajo’.Y honestamente, lo fue»… y es que, según él reconoce, ha perdido más de 450 kilos a lo largo de toda su vida.




Y aquí llega la parte positiva: en los últimos años, el actor ha conseguido esculpirse en el gimnasio con una intensa rutina y una dieta muy estricta, en la que ha conseguido, de forma continuada, reducir las calorías que consume en un 20%.

¿Será esta una nueva etapa en su vida como actor? Después de su paso por producciones como Mallrats, Persiguiendo a Amy, Dogma, John Q, Cold Mountain o El lobo de Wall Street, esperamos que sí.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Cuál de sus películas recordáis con más cariño? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: As.