Melania Trump es una exmodelo de origen esloveno nacionalizada estadounidense y esposa de Donald Trump… un señor que rechaza de forma frontal a los inmigrantes. Qué vueltas da la vida, ¿verdad? Melania siempre había tenido una presencia pública bastante discreta hasta que, hace cuatro años, asumió su rol como Primera Dama de la principal potencia armamentística del mundo.

 look melania melania trump smolder GIF

Desde entonces, Melania se ha convertido en una figura de bastante observada y seguida por los medios de comunicación. Esto ha provocado que tenga tantos fans como detractores… y lo cierto es que, como en todo, hay mil argumentos a favor y mil argumentos en contra… y así es la vida.

Pero nuestra protagonista de hoy es una mujer que, claramente, puede situarse en el primero de los grupos. Ella no solo siente simpatía por Melania; ella quiere ser Melania y, para eso, se ha gastado una millonada en cirugías plásticas.

Claudia Sierra, de 42 años, se ha sometido a 9 procedimientos quirúrgicos para poder tener el mismo aspecto que la primera dama de los Estados Unidos. La mexicana fue entrevistada por la revista Inside Edition… y lo cierto es que su historia es de lo más curiosa.

Sierra está convencida de que Melania es “la mujer más hermosa del mundo” y que “es perfecta”. Estos argumentos han sido suficientes para que la mexicana se gastase más de 50.000 dólares en intervenciones.

Sierra, hoy en día, reside en Texas, Estados Unidos, y no se ha limitado solo a modificar todo su cuerpo a través del bisturí, sino que también se ha comprado extensiones para emular su cabello y la misma ropa que ella utiliza, para poder vestir como ella.



En la entrevista realizada para el medio americano, Sierra confesó todas las cirugías que se iba a realizar… y lo cierto es que resulta bastante sorprendente. Lo primero que se realizó fue una rinoplastia y un injerto de grasa en las sienes.

Pero este solo era el principio: lo que siguió fue un injerto de grasa en las mejillas, unos implantes mamarios, una liposucción en los muslos, una liposucción en la espalda, una blefaroplastia (un levantamiento de párpados, para que nos entendamos), una abdominoplastia (reconstrucción de la pared abdominal… mira que tener que aclararlo…) y, finalmente, un levantamiento de nalgas, para poder cagar de pie.

Todo esto le ha costado cincuenta de los grandes… y la verdad es que, viendo la cantidad de procedimientos, nos parece hasta poco. Después de hacerte todo esto, ¿hay que renovarse el DNI para que no se considere suplantación de identidad?

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? ¿Cuántos pueblos creéis que se ha pasado? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Pulzo.