No todo es fácil en esta vida. Por más que nos levantemos con el pie derecho, puede que el destino nos tenga preparada alguna mala jugada… y eso es algo que no sabremos hasta que nos llegue. ¿Pisar una caca de perro? ¿Que nos cague una paloma en la cabeza? ¿perder el metro en el último segundo? Si pensáis que esas cosas son duras, esperad a ver las cosas que le han pasado a los protagonistas de nuestras historias de hoy: cosas como estas te arruinarán el día de forma inmediata.

Seguirás teniendo sed

Cuando quieres desayunar con total tranquilidad y te pasa esto… se te van las ganas de todo en la vida.

Seguimos con el tema de la sed

Cuando sales de educación física y la única forma que tienes de hidratarte es pegando la boca aquí… ¿qué eliges: infección o deshidratación?

La libreta recién comprada

Esto es algo que nunca entenderé demasiado bien: si quieres vender libretas nuevas, ¿para qué las arruinas con una pegatina imposible de quitar? Nada tiene sentido en esta vida.

Se ha llevado lo mejor

Puestos a mandar la dieta al garete, no hay nada peor que el envoltorio se lleve por delante lo mejor del bollito.

El donut, a la basura





Toda la mañana guardándolo para esto… la moraleja es que te lo tienes que comer nada más comprarlo; así de claro.

Así es imposible ir al gimnasio

Cuando ya estás preparado para la clase de spinning y, al sacar los auriculares, te encuentras esto.

Quitárselo puede ser el principio del fin

Este pequeño detalle puede arruinarte la vida por completo. Tirar de ahí puede hacer que te desangres en pocos segundos.

Peor el remedio que la enfermedad

Cuando intentas mejorar las cosas… y lo que haces es empeorarlas.





Adiós al libro

Cuando eres muy perfeccionista y se te queda el libro así, lo único que te queda es ir a la librería más cercana a comprarte otro; poca solución le veo yo.

Ya no limpia igual

Cuando crees que lo habías hecho todo perfecto… pero se te tuerce justo al final. La vida puede ser dura.

Cero intimidad

Pocas cosas hay más frustrantes que encontrarse esto en un lavabo público…

El café de primera hora de la mañana

En la mayoría de ocasiones, estos sistemas no sirven más que para complicarte la vida… ¡con lo fácil que es beber directamente del vaso!



A vosotros, ¿qué os han parecido estas situaciones? ¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.