A grandes rasgos, existen dos tipos principales de adicción: la química y la conductual. La primera tiene relación con el mundo de las drogas mientras que la segunda está más asociada al uso del móvil y las redes sociales.

Es esta segunda en la que nos centraremos ya que las adicciones hacen que el centro de nuestra vida pase a ser algo ajeno a nosotros. La adicción a nosotros mismos nos convierte a nosotros en ese centro, algo que no es necesariamente malo, pero si tenemos una adicción, eso hace que estemos enganchados a nuestra forma de ser y vivamos buscando solo la recompensa propia.

Como decíamos, esto no tiene porque ser tan pernicioso como otras adicciones, pero este tipo de actitud hace que nos encerremos mucho en nosotros mismos y tendamos a un individualismo extremo que nos deje solos.

Obviamente, es bueno estar seguro de una mismo, pero a continuación os proponemos un sencillo test para que comprobéis si se os está yendo de las manos.

En primer lugar necesitarás un papel y un bolígrafo. Entonces ya puedes empezar a responder a cada pregunta con: nunca (1 punto), rara vez (2 puntos), a veces (3 puntos), bastante a menudo (4 puntos) o siempre (5 puntos)

Con qué frecuencia durante el último año:

1. ¿Pensaste que podrías aumentar tu nivel de economía o estatus?



2. ¿Sentías que tenías razón y que otros estaban equivocados?

3. ¿Te has ofendido por algo que te han dicho de ti mismx?

4. ¿Te has sentido superior o inferior a alguien más?

5. ¿No has podido dejar de lado una situación después de recibir un consejo?

6. ¿Has pensado en qué piensan de ti los demás?

7. ¿Sentiste arrepentimiento después de hacer algo agradable para otra persona?

8. ¿Has puesto tus propios intereses antes que los de los demás?

9. ¿Sentiste que necesitabas ocuparte más de ti para evitar estar solo?

10. ¿Te has cansado o te has sentido mal por mantener las apariencias?

Cómo es lógico, las puntuaciones altas indican que tienes un mayor ego y si tenéis un 4 o más en al menos seis de las diez preguntas puede ser un indicativo de adicción ontológica. Con lo cual estás dedicando excesiva atención a ti mismo y eso no te permite vivir tanto el presente y que tu día a día fluya con tranquilidad y normalidad.

¿Qué resultado habéis obtenido? ¿Os parece un problema grave o creéis que incluso es algo bueno? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: codigonuevo