Las estafas están a la orden del día en Internet. Si nos despistamos un poco, lo más probable es que topemos con un rey de África central que necesite mil euros para recuperar su nación… y es que, a estas alturas, deberíamos tener la lección bien aprendida. Precisamente eso es lo que nos demuestra el protagonista de nuestra historia de hoy.

De él no tenemos muchos datos, pero lo que sí sabemos es que lo intentaron estafar por Facebook y, como veréis ahora, supo librarse de una forma maestra y, además, darle una lección al estafador:

1La cosa empieza de forma bastante directa:

Queda bastante claro que se trata de una estafa… aun así, el aspirante a víctima está dispuesto a seguir con esta historia.

2Es un plan sin fisuras

Lo cierto es que tanto dinero y una foto de este… es imposible que sea mentira, ¿no? La cosa pinta bastante bien, la verdad.

3Aquí llega el primer truquito

El estafador le pide 1.500 euros para el envío… y es que, si tienes 150.000, ¿no puedes pagar el envío?

4Ya se empiezan a ver los agujeros argumentales del estafador

Lo bueno de la ‘víctima’ es que ya está vacilando al estafador desde el principio… y queremos ver dónde acabará todo esto.





5El estafador se empieza a poner nervioso

Lo cierto es que la ‘victima’ está jugando bien sus cartas y la cosa, visto lo visto, no puede acabar bien.

6Los nervios han saltado por los aires

Aquí ataca con la lógica del estafador… y lo cierto es que el argumento es irrefutable.

7En este punto, parece que la ‘victima’ se convertirá en el verdugo

Y la cosa ya está llegando a unos niveles de surrealismo impresionantes.

8¿Quién no quiere una bonita lámpara de lava?





Lo cierto es que, por ese dinero, es un auténtico chollo.

9El estafador ya no puede más

Y es que la ‘víctima’ ha conseguido lo que quería: amargarle la tarde al estafador… que, por cierto, como tal, es un auténtico bodrio.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: La Guía del Varón.