La protagonista de nuestra historia de hoy, Mary Magdalen, es una joven natural de Canadá que, en un momento determinado, sintió que su cuerpo era ‘demasiado convencional’ para este mundo y, por lo tanto, se propuso cambiarlo… de una forma bastante radical, la verdad. Ahora, afirma que se parece a Angelina Jolie… habrá que verlo.

En la actualidad, mientras estamos escribiendo estas palabras, Mary ya se ha realizado operaciones por valor de 100.000 dólares… y lo ‘mejor’ de todo es que ella no piensa para y, a sus 24 años, afirma estar solo ‘al principio’ de su proceso de transformación.

Mary Magdalen afirmó que su primer pensamiento de cirugía le llegó con 14 años… y ni se imaginaba lo que estaba por venir: «Nunca imaginé que me haría tantas cosas como hasta ahora me he hecho, pero se ha convertido en un pasatiempo mío; como un deporte extremo», afirmó al diario británico Metro.

«Antes de la cirugía, había días en los que me sentía insegura acerca de algunas cosas y algunos días me despertaba sintiéndome como yo misma. Ahora, mirando hacia atrás, a las fotos antiguas, creo que era demasiado simple», confesaba en su reveladora entrevista.

Su primera cirugía tuvo lugar cuando tenía tan solo 20 años y se la realizó en México. Fue hasta allí para realizarse unos implantes mamarios y, desde entonces, se enamoró de este tipo de procedimientos: ‘No intento parecerme a nadie, solo me gustan los tatuajes y la cirugía plástica’.

Ella está contenta con su aspecto, pero reconoce que ha tenido muy poco apoyo por parte de su familia: «A mi papá no le gusta: era misionero, lo mismo que mis abuelos y son muy conservadores».

Su ‘trabajo’ en los pechos no ha sido el único: cuenta también, de momento, con tres retoques de nariz, un estiramiento de cejas, rellenos de mejillas y labios, botox y liposucción de brazo y caderas… entre otras cosas más ‘pequeñas’.





Mary también cuenta que ha tenido malas experiencias por la calle. Su aspecto es llamativo… para lo bueno y para lo malo. Explica que, en alguna ocasión, le han hecho comentarios de reprobación, habiendo llegado a asustar a niños sin querer:

‘Estaba de compras y esta niña sale corriendo y le dice a la señora que está sentada a su lado: «¡mamá, ven a mirar los labios de esta chica! Ella se ve como un pez «.»

A pesar de las miradas y la desaprobación de la mayor parte de su familia, Mary disfruta de su aspecto y no se preocupa por nadie más. «Creo que tienes que vivir tu vida por ti misma. Haz lo que te haga feliz, pero tampoco tomes decisiones impulsivas y realmente piensa en cómo afectará tu futuro».

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Metro.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥