En un lado de la mesa teníamos a Bryan, un camarero de 24 años con las cosas más que claras: «soy extrovertido, una persona a la que le gusta perseguir sus metas. emprendedor, extrovertido… la verdad no me callo nada. Siempre digo lo que pienso», confesaba. En lo referido a las relaciones, confesaba ser muy entregado a la que fuese su pareja.

En el otro lado de la mesa teníamos a Azahara, una esteticista de 23 años que reconocía ser muy amorosa: «soy muy enamoradiza y pasional. Me encanta el amor y siempre lo doy todo. Cuando la paso mal, la paso muy mal».

La primera impresión, a priori, fue de lo más positiva para ella ya que, según confesaba, le encantaban los latinos… y Bryan era colombiano de nacimiento: «me encantan los de Colombia, tienen un acento queme encanta. Me ha hablado y ya me he embelesado».

Al principio, la cena iba bastante bien y, de hecho, coincidieron en muchos aspectos. Incluso, descubrieron que ambos habían coincidido en el mismo restaurante: él como camarero y ella como clienta.

Ambos coincidieron también en la visión que tenían de la vida. Querían emprender, cada uno en su sector, y esto a ella le gustó mucho: «es una persona madura y eso me gusta. Piensa en el futuro y lo veo una cosa positiva».

El primer punto de ‘desacuerdo’ llegó cuando él le preguntó ‘cómo se veía en cinco años’: «tener una familia, mi casa, un buen trabajo y ser feliz», confesó ella. Él, con esto, no quedó demasiado convencido: «esto es algo muy común [la respuesta]. No me pareció algo que me atrajera del todo», reconocía él en el confesionario.



La cosa seguía, al menos en apariencia, más o menos bien. Al menos para él, habían algunos detalles que no le gustaban nada: «no me gustan las chicas con pechos grandes y me gustaría que fuese más delgada», explicaba.

A pesar de todo eso, fueron ‘al privado’ a acabar la cena y la verdad es que parecía que se lo estaban pasando bien… hasta que él intentó besarla y ella le hizo una pequeña cobra. ¿Puede que esto haya afectado a la decisión final de ambos?

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta cita? ¿Pensáis que él ha sido muy errático con sus decisiones? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: First Dates.