A los findes de semana los carga el diablo… y es que, lo que para nosotros son dos días de descanso y despeje, para nuestro cuerpo, puede que sea una bomba a nivel nutricional… y ahora lo entenderéis. Aquí os dejamos algunos consejos sobre cosas que hacemos los findes… y que no deberíamos hacer si queremos llegar a los cincuenta años.

1No nos pasemos de vagos

Es normal que, los viernes, nos entre el vago y, después de estar toda la semana currando, no queramos cocinar nada… pero el sábado y el domingo la cosa tiene que cambiar. No podemos pasarnos todos esos días pidiendo comida para llevar o calentando comida precocinada. Este tipo de platos tienen un alto índice de grasas ‘poco saludables’ que deberíamos evitar en la medida de lo posible.

2Los carbohidratos…

No tiremos tanto de arroz, pan y desayunos como creps o gofres, que ya nos conocemos. Tanta ingesta de carbohidratos es mala para nuestro cuerpo… por lo que debemos ir con cuidado.

3Muévete un poco

Por lo general, los findes de semana es cuando más comemos y, además, es cuando menos nos movemos ya que queremos ‘descansar’… y esta es una muy mala combinación.

4No nos pasemos de dormida

Si dormimos mucho y tenemos la barriga muy llena… la cosa se puede complicar. Lo mejor es intentar mantener nuestro horario de sueño (pudiendo ser flexibles), y no echarnos en la cama con la barriga a reventar.

5No nos saltemos las comidas





Si dormimos mucho… lo más probable es que nos saltemos el desayuno y, a la hora de comer, nos peguemos un atracón de cuidado. Esto hará que, luego, no y tengamos ganas de merendar, por lo que llegaremos a la cena, nuevamente, con muchísima hambre… estaremos reventados en dos ocasiones y esto para el cuerpo es horrible.

6Comer demasiado fuera

Aprovechamos para salir a comer y eso implica, por lo general, que tenemos un control menor de nuestra dieta. Lo mejor es comer la mayor parte de comidas en casa y, así, no volvernos locos y perder el control de nuestra dieta.

7Demasiado alcohol

Acostumbramos a ver el partido del viernes en el bar, el sábado al medio día tomamos unas tapas con unas cañas delante de la playa y, por la noche, salimos de fiesta; el domingo hacemos un buen vermut para despedir el fin de semana… ¿resultado? Llegamos al lunes habiendo bebido toneladas de alcohol.

8Nos pasamos con los snakcs

El hecho de estar todo el día por casa también puede provocar que no paremos de picar cosas. ¿Nos ponemos una peli? Pues no hacemos unas palomitas; ¿nos tomamos unas cañas? Pues pedimos unas olivas.





9Dejas el capricho para el finde

Nos posamos la semana diciendo ‘el finde me como una berlina de chocolate’… y es que las autorecompensas están bien… el problema es que, llegados al finde, nos demos recompensas cada dos horas.

10Bebemos menos agua

Dado que bebemos más alcohol, lo habitual es que bajemos los niveles de consumo de agua y, por lo tanto, retengamos más líquidos al estar menos hidratados. Es un círculo vicioso.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos consejos? ¿Os sentís identificados con alguna de estas situaciones? dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Tapas Magazine.