Ya tenemos Miss Universo 2019. Este pasado domingo se celebró el famoso certamen de belleza y, para sorpresa de muchos, la ganadora ha sido la sudafricana Zozibini Tunzi, quien dio uno de los discursos más emotivos y cargados de mensaje que se ha dado en la historia de este concurso.

Sus palabras fueron dirigidas a la lucha contra el racismo y a favor de la lucha feminista. Confesó que, para ella, este premio era todo un honor y que lo más importante era el poder representar, al ser una mujer negra y sudafricana, «la inclusión, la diversidad y la representación».

Lucha contra el racismo y a favor del feminismo

En la gala, celebrada en Atlanta (EE.UU), Tunzi acabó por imponerse a Madison Anderson, la candidata puertorriqueña. La mexicana Sofía Aragón acabó por colocarse en el tercer lugar.

Tunzi, con esta victoria, se ha colocado como la tercera mujer de Sudáfrica en alzarse con este premio después de Demi-Leigh Nel-Peters (2017) y Margaret Gardiner (1978).

En la rueda de prensa posterior a la coronación, Tunzi mandaba un gran alegato a favor del empoderamiento de la mujer negra:

«La sociedad ha sido programada durante mucho tiempo para que no viera la belleza de manera negra. Pero ahora estamos entrando en un tiempo en el que finalmente las mujeres como yo por fin pueden saber que son hermosas», exponía.

Un gran alegato a favor del empoderamiento de la mujer negra

También aprovechó el momento para recordar lo difícil que lo habían tenido mujeres ‘como ella’, las cuales se habían tenido que enfrentar a un despiadado racismo a lo largo de sus vidas.



«Para mí, estar hoy aquí coronada como Miss Universo con el pelo y la piel que tengo es algo realmente mágico y espero que llegue a cada niño que crezca del modo que yo crecí», contaba emocionada.

«Y va más allá de la belleza: va sobre romper límites y hacer cosas que te habían dicho antes que nunca podrías hacer», declaró.También aprovechó el momento para destacar que, todavía hoy en día, existe una ‘absurda’ desigualdad entre hombre y mujeres.

«No veo por qué las mujeres no pueden recuperar en 2019 el terreno perdido frente a los hombres. Y tampoco veo por qué las mujeres deban seguir siendo víctimas por violencia de género, especialmente a manos de hombres que supuestamente las aman y las cuidan», expuso.

«Quiero retar a los hombres a que de verdad den un paso al frente y enseñen a sus hijos cómo mirar a las niñas como iguales desde una edad temprana. Así, para cuando crezcan, serán los hombres que la sociedad necesita», continuó.

Tunzi también destacó que, en el mundo que ella había crecido hacía muy pocos años, una mujer ‘con su piel y su pelo’, nunca habría podido ser considerara ‘hermosa’. Hoy, a sus 26 años, es consciente de la importancia de este premio ya que cree que, por fin, las cosas están cambiando.

«Crecí en un mundo en el que una mujer como yo, con mi tipo de piel y mi tipo de pelo, nunca era considerada guapa. Y creo que es hora de que eso se acabe hoy», afirmó en su discurso final, justo antes de la deliberación de los jueces.

La importancia del ‘liderazgo’

Uno de los momentos más emocionantes fue cuando Tunzi tuvo que responder a la pregunta final del jurado: ‘qué cree que es lo más importante que se debería enseñar actualmente a las niñas’, y ella se lució:

«Liderazgo. Es algo de lo que han carecido las jóvenes y las mujeres por mucho tiempo no porque no lo quisieran sino por cómo la sociedad ha etiquetado cómo deben ser las mujeres», aseveró.

«Creo que somos los seres más poderosos del mundo. Y deberíamos enseñar a las niñas a ganar espacio. No hay nada más importante que ganar espacio en la sociedad y que fortalecerte a ti misma», concluyó.

Fuente: 20 minutos.