Vivimos en una época en la que, de una forma u otra, siempre estamos estimulados. Televisiones, teléfonos móviles, relojes inteligentes… allá donde miremos, hay cosas que pueden distraernos. Eso por no decir el trabajo, las amistados, ir a votar cada domingo (cosa que ya se ha convertido en una costumbre). Todas estas cosas (y más), por lo general, hacen que nos cueste dormir.

Y es que el insomnio es uno de los mayores males de nuestra sociedad. por eso, hoy hemos decidido traer unos cuantos consejos que, bien aplicados, pueden hacer que no solo duermas más horas, sino que, las horas que duermas, sean de mayor calidad. Ahora lo veréis:

1No te pongas más capítulos

El tema de tragarse series como si no hubiese un mañana está más de moda que nunca y eso es bueno… a no se que te quite el sueño, claro. La media de una capítulo de una serie es de unos 40 minutos.

Siempre tenemos las ganas de ponernos ‘uno más’, pero dormir esa media horita de más puede hacer que rindas mucho más al día siguiente. Si esto lo haces cada día de la semana, la diferencia puede ser más que notable.

2Qué hacer y qué no

Lo más importante en este aspecto es dejar de lado cualquier tipo de estimulante, en especial la cafeína, la nicotina o el alcohol. Tampoco es bueno estirar hasta el último minuto el ver la televisión o el teléfono móvil, siendo mejor el dejarlos de lado una hora antes de irse a la cama, de tal forma que vayamos menos estimulados y, así, podamos conciliar mejor el sueño.

La luz azul de estos aparatos hace que la melatonina, la hormona que hace que podamos dormir, no actúe correctamente. Si hacemos algo de ejercicio horas antes de ir a dormir, lo más probable es que reduzcamos nuestros niveles de estrés y, por lo tanto, durmamos con mayor tranquilidad.

3No utilices el móvil como despertador

Lo mejor es apagar el teléfono. si lo dejamos encendido, puede que, por la noche, suene por otros motivos y nos despierte. Cuando activamos un teléfono, nuestro cerebro se estimula de forma muy rápida y eso hace que perdamos por completo nuestras ganas de seguir durmiendo. Lo mejor es tener un despertador que no sea del móvil y, así, no correr el riesgo de desvelarnos en momentos que no toca.



4Proteínas a tope

Comer alimentos ricos en proteína hace que tengamos un mayor control del azúcar en nuestra sangre y, de esa forma, podremos evitar caídas o subidas de sangre bruscas, cosa que puede causarte desequilibrios en tu reloj interno.

Algunos de los alimentos recomendados son la carne, pescado, huevos, semillas, nueces o legumbres son una opción genial.

Lo más efectivo para mejorar tu sueño es que vayas introduciendo muchas de estas costumbres, aunque no tienes que hacerlo de golpe. Los hábitos, por lo general y para ser introducidos correctamente, hay que adquirirlos de forma progresiva.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos consejos? ¿Alguno que os sea particularmente útil? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Código Nuevo.