La vida ya es muy complicada de por sí como para añadirle dificultades… por eso hoy, en un ataque de optimismo y altruismo, hemos decidido traeros algunos trucos que os resultarán bastante útiles para vuestra vida cotidiana. ¿Se te ha salido una cremallera y no sabes cómo volver a ponerla? ¿Necesitas urgentemente unas pinzas y no las tienes a mano? Aquí te dejamos unas cuantas soluciones:

1Un problema de espacio

Por lo general, el problema con los arbolitos de Navidad es que son muy voluminosos y no caben en los salones de nuestras casas… con esta ingeniosa solución, podremos obtener un resultado igual de bueno…. aunque en dos dimensiones.

2Lejos de los animales

Esta tapa no solo mantiene a los animales lejos de la basura sino que, además, podemos acceder a los dos levantando una sola tapa.

3Mantener el queso caliente

Estos aparatitos, por lo generar, se fabrican para mantener las tazas de café caliente… pero, si las utilizas de esta forma, tu queso de los nachos siempre estará caliente.

4Las recetas

Tener las recetas en hojas de papel sueltas puede ser muy engorroso a la hora de cocinar… una percha puede salvarnos la vida (y salvar a las horas de acabar completamente manchadas de comida).

5Reparar la cremallera



Cuando esta se nos sale de la chaqueta es un fastidio pero, con un simple tenedor y este milenario método, podremos volver a meterla sin (casi) ningún problema.

6Las bolas en la superficie del edredón

En esta época del año, por lo general, toca sacar el edredón y, para limpiar las pelusas que se generan en la superficie después del lavado, no hay nada mejor que un peine.

7A falta de nevera…

Bueno es una ventana abierta en un clima helado… eso sí: más te vale estar muy, pero que muy arropado.

8¿Necesitas unas pinzas?

Con tres monedas puedes improvisar una bastante resultona y útil.

9Si el horno se te queda pequeño…

Solo necesitas unas cuantas rejillas y, de una sola tirada, podrías hacer unas cuantas pizzas de golpe.

10La mejor merienda que te puedes pegar

Y lo mejor de todo es que puedes congelar el resto para utilizarlo cada vez que desees.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos trucos? ¿Alguno que os haya resultado particularmente útil? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.