Eddie Hall no se había ido para siempre. En el mundo de las pesas siempre estuvo presente y, recientemente, ha vuelto a dar mucho de qué hablar (gracias también a las redes sociales, como no podía ser de otra forma).

Es verdad que, en el pasado, fue noticia por sus logros a la hora de levantar peso… pero, hoy en cambio, lo es por unos motivos bastante diferentes, pero que no dejan de ser curiosos.

Por si no recordáis quién es Hall, fue el ganador, en 2017, del reconocimiento al ‘hombre más fuerte del mundo’ en el “World’s Strongest Man”… la verdad es que el nombre del concurso no tiene pérdida.

Lo cierto es que, en este concurso, Hall tuvo que batir a otros aspirantes de la talla de Hafþór Júlíus Björnsson, a quien conoceréis mejor por haber dado vida a ‘la Montaña’ en ‘Juego de Tronos’ (exacto: no es ningún pequeñín).

La cuestión es que, a pesar de haber conseguido grandes cosas en el mundo competitivo, no pudo soportar la presión del ‘ambiente de élite’ y esto, sumado a otros motivos personales, lo llevó a tomar una decisión drástica: dejar de lado sus intentos de pasar a la historia. Él mismo reconocía el ‘pequeño infierno’ que había vivido:

“La presión sobre mi cuerpo era surrealista. Me desmayé después de conseguirlo. Tuve hemorragias nasales y experimenté síntomas de conmoción cerebral durante tres o cuatro semanas. Ni siquiera era capaz de recordar el nombre de mi mujer y de mis hijos. No es saludable hacer algo así. Pero es una gran sensación. Soy el primer hombre en levantar media tonelada”, confesó Hall en una entrevista.

La cosa es que han pasado ya un par de años y la vida de Hall ha cambiado por completo. El británico, al retirarse del mundo competitivo, se ha convertido en una persona diferente.





En estos dos últimos años, ha perdido ya más de 40 kilos, 9 de los cuales lo ha perdido en los últimos 17 días… y, precisamente esto último, es lo que ha hecho que todo el mundo se eche las manos a la cabeza: «¿cómo es posible?».

“Medí mi éxito por el espejo y los resultados a simple vista (…) Hice ejercicio durante más de 3 horas todos los días, dormí 8 horas por noche y bebí 7 litros de agua al día con mucha fruta y verduras”, explicó el exhombre más fuerte del mundo en su cuenta de Instagram.

Su cuerpo, después de dejar la competición, era una máquina de levantar peso… pero, si ya no levantaba peso, no tenía ningún sentido seguir en ese estado. De esta forma, tras pasar por este proceso de ‘reacondicionamiento’, Eddie Hall ha conseguido un balance entre un correcto estado físico, y una salud que, antaño, no tenía.

Y, sobre todo, debemos recordar una cosa: esto, que le funcionó a Eddie, no tiene porque funcionarte a ti. Si vas a hacer cualquier dieta, consulta con un especialista.

A vosotros, ¿qué os ha parecido el cambio de Eddie Hall? Dejádnoslo en los comentarios. 





Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Guioteca.