El Pequeño Nicolás lleva unos días siendo tendencia. El pasado fin de semana, vivió una polémica al enfrentarse a unos manifestantes independentistas que bloqueaban la Estación de Sants, la principal estación de trenes de Barcelona. En el altercado, Nicolás se llevó un montón de insultos, unos cuantos ‘huevazos’, y un par de collejas… un fin de semana movidito, vamos.

Pero, por lo visto, Nicolás no tuvo suficiente y, esta pasada noche, fue a buscar ‘bronca’ a un restaurante en el madrileño distrito de Tetuán… donde, la verdad, tuvo menos suerte que en Cataluña (qué cosas).




Francisco Nicolás Gómez Iglesias, un polémico activista político de 25 años, fue detenido la pasada noche después de, presuntamente, lesionar a un camarero con un cuchillo después de un altercado. Según el informe policial, también le habría propinado un puñetazo. Todo esto ocurrió a la luz de los rótulos de los bares de copas de la zona de Azca.




A Nicolás, al menos, le quedó un consuelo: se fue a comisaría junto con uno de sus amigos, quien fue detenido por resistencia y desobediencia a la autoridad… puestos a pasar la noche en el calabozo, mejor hacerlo en compañía.

Los hechos habrían tenido lugar a las 22 horas del martes, mientras los jóvenes cenaban en una popular pizzería, situada en el número 12 de la calle Orense (por si queréis ir a comeros una margarita y que os apuñale un comensal).

Presuntamente, todo habría empezado después de que Nicolás, junto con sus amigos, comenzasen a molestar a una de las camareras del local. Ante esta situación, los compañeros de trabajo de esta habrían intervenido. Según testimonios, los acusados mostraban evidentes síntomas de estar bajo los efectos del alcohol.

Al parecer, ni Nicolás ni sus amigos habrían puesto fin a su actitud, por lo que los empleados optaron por expulsarles del local. En este preciso momento de los acontecimientos, presuntamente, se habría iniciado la parte más grave del altercado.


Según testimonios, Nicolás habría cogido uno de los cuchillos de la mesa y, perdiendo el control por completo, habría intentado agredir a uno de los camareros, causándole unos cuantos cortes en una mano. Después de esto, presuntamente, le habría propinado un puñetazo en la cara.

¿Qué llevaría la pizza que pidió?

A raíz de estos sucesos, la Policía Nacional se habría personado en el lugar, deteniendo a dos de los implicados (entro los que se encontraba Nicolás). Ambos fueron acusados por un delito de lesiones: a Nicolás, por el ‘momento Kill Bill’ y, a su amigo, por intentar agredir a uno de los agentes del orden. Dicho funcionario fue atendido en el hospital de La Paz.

A ambos detenidos se les tomó declaración en comisaría y, posteriormente, se les puso en libertad… pero este nuevo capítulo de la vida de ‘el Pequeño Nicolás’ tiene pinta de que apenas acaba de empezar.





A vosotros, ¿qué os ha parecido esta nueva polémica de este particular influencer? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: ABC.