En esta vida hay etapas que son muy difíciles de olvidar: cuando te cortan el cordón umbilical; cuando te regalan tu primer sombrero de copa; cuando te resbalas en la ducha y te caes encima del bote de H&S, pero hay un momento que está por encima de todos estos: cuando te mudas a un piso compartido.

La experiencia de vivir con otras personas puede ser muy complicada y, por más divertida que sea a momentos, nadie puede negar que sea estresante. Hoy, para que podáis comprobarlo, os hemos traído imágenes que reflejan esta etapa a la perfección.




1La mejor forma de amargarle el desayuno

Si no quieres que tu compañero de piso desayune en toda la semana (o se tenga que comprar una nueva taza), esta es una gran opción.




2La mejor forma de hacer dieta

Este es el consejo que le dio su compañero de piso para ‘engañar’ al estómago.

3¿Para qué necesitas cocina?

Si con un radiador, un par de tazas y unos tenedores puedes hacerte el desayuno… ¿para qué necesitas más?

4Reciclar el carrito de la compra

Con ideas así, ya no hace falta que te pases nunca más por Ikea.


5Las velas que habías comprado para gastar con tu ex…

Ahora puedes reutilizarlas para ahorrar un poco en la factura del gas.

6La seguridad ante todo

Con este tipo de genialidades, no será necesario nunca más que pases por el mecánico.

7Las obras de arte de su compañero de piso

Te recomendamos que, si vas a salir de fiesta con una de estas, te pongas un poco de crema en los pies… porque lo vas a pasar mal.

8La peor noche de su vida…





Y sus compañeros de piso se encargaron de que no se le olvidase NUNCA.

9Recargar las baterías

¿No dicen que el azúcar altera a los niños? Pues a los mandos, los tiene que volver locos… ¿no?

10¿Para qué necesitas lavar los platos?

Solo que tengas una buena impresora ya lo tienes más que solucionado…

11Un poco de todo

Personalmente, mi favorita es la de dejar todo el sueño lleno de vasitos de agua llenos… aunque lo de Nicolas Cage… la verdad es que cuesta decidirse.

12El pesebre



Cuando no tienes demasiado presupuesto y el congelador pelado de comida… esta puede ser una buena solución.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas situaciones? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Bemethis.