Nuestra vista, como bien habréis podido comprobar en más de una ocasión, nos engaña. No lo hace siempre y, sobre todo, no lo hace con mala intención, pero la realidad es la que es… y, en muchas ocasiones, nuestros ojos no nos dejan apreciarla con claridad. En ocasiones, vemos cosas que no deberíamos ver… y hoy os traemos unos cuantos malentendidos producidos por este ‘fenómeno’. Ahora lo entenderéis.

1Entrar en pánico de forma inmediata

A esta persona casi le dio un infarto cuando vio esto en la casa de su vecino… pero no era un incendio: era el reflejo del amanecer.

2¡Qué te ha pasado, Bobby!

Casi le  da un infarto al pensarse que su perro se había dividido en dos… pero no; era, simplemente, una ilusión óptica.

3Absorbido por la lavadora

Es verdad que, si te fijas, no son un más que un par de guantes… pero el primer efecto que te producen es de lo más horrible.

4A los padres casi les da un infarto

Y es que esas cámaras de infrarrojos pueden jugarte una mala pasada… también hay que decir que es mala suerte…

5El susto de la mañana





De todas las cosas que se pueden ver por el retrovisor… y va un vecino cabrón y le deja eso puesto ahí. El grito se escuchó hasta en su casa.

6La muerte de la pecera

Es impresionante como un simple caracol puede hacer que el corazón se te suba hasta la garganta.

7¡No os alarméis!

Se trata, simplemente, de un uniforme de fontanero muy mal colgado… ¿a quién se le ocurre?

8Cuando se movió…

Le pegó un susto gigante a los que estaban por ahí cerca, que se pensaban que era un maniquí más.





9La abuela bromista (sin quererlo)

Su abuela se quedó dormida mientras se estaba poniendo las bambas y, cuando su nieto la encontró… pues ya os podéis imaginar lo que se pensó. Por suerte, era solo una siesta.

10El terror de las luces de emergencia

Es una cosa que debería ayudarte… pero lo único que hace es aterrorizarte.

11El bacon diabólico

Este es el ingrediente perfecto si quieres hacer una hamburguesa de lo más diabólica.

12Tendrá unas palabritas con su mujer

Esta le compró a sus hijos unos ‘pequeños peluches’ y se los dejó en el coche. Cuando él entró y los vio por el retrovisor, casi le da un infarto.



A vosotros, ¿qué os han parecido estas situaciones? ¿Alguna vez os habéis llevado algún susto por algo así? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Boredpanda.