La vida puede llegar a ser muy intensa para el común de los mortales. Recorremos unas jornadas llenas de obstáculos y, la única forma de sobrevivir, es sabiendo sortearlos y no morir en el intento. En ese camino, hay personas que enloquecen por completo… y quedan como algunos de los protagonistas de nuestra historia de hoy: personas que han caído en las redes de las situaciones más absurdas que pueden darse.

1Una mirada muy poco fresca

La única forma de no llorar mientras cortas cebollas es uniéndote a ellas.

2Las piedras juguetonas

No hay algo menos adecuado que se me ocurra para hacer esto, que unas piedras random de la playa.

3Un desayuno de lo más fresquito

Hay muchas personas que se piensan que desayunar en la cama es lo mejor del mundo… pero lo cierto es que eso es porque no han probado a desayunar en la bañera. ¿No ves qué carita se le ha quedado?

4Dormir calentito

No hay nada más acogedor que dormir envuelto en una crep recién hecha… cuando te despiertes, te la puedes desayunar.

5La lucha contra el tabaco





Esta es la única forma que se le ocurrió de intentar esquivar al cáncer de garganta.

6Su alfombra favorita

Esto es lo mejor que puedes hacer cuando estás demasiado enamorada de alguien… aunque sea de Putin. Pregunta: ¿a quién le regalaríais esto?

7Rendir pleitesía

Cuando tienes que reconocer que hasta el saco de boxeo pelea mejor que tú.

8Aquí solo tenemos una pregunta:

Después de hacer esto: ¿pudo volver a caminar o tuvieron que sacarlo en una carretilla?





9En apariencia, todo estaba más o menos bien…

Pero lo cierto es que, si miras un poco más abajo… la cosa se tuerce de forma muy jodida.

10Pegarse un desayuno la mar de saludable:

Una sola cucharada de cereales no puede hacerle daño a nadie… ¿no?

A vosotros, ¿qué os han parecido estas situaciones? ¿Alguna vez habéis visto algo así de absurdo? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Bemethis.