Russell Crowe fue uno de los actores más queridos de principios de la década del 2000. El australiano empezó su carrera a principios de los años 90 y, a pesar de haber despuntado con su participación en ‘L.A. Confidential’, no fue hasta que protagonizó ‘Gladiator’ que se ganó el cariño del gran público (y, de paso, se llevó un Oscar a casa).

A ese éxito, le siguieron películas como ‘Una mente maravillosa’, ‘Master and Commander’ o ‘Cinderella Man, entre muchas otras. Pero si por algo es y será siempre recordado, es por haber dado vida al General Máximo Décimo Meridio.

Un actor lleno de talento que, con el paso de los años, fue desapareciendo de las grandes producciones de forma ciertamente inexplicable. Puede que algunos de los escándalos que acompañaron a su éxito tuviesen algo que ver… y es que, al parecer, el bueno de Russell tenía un carácter de lo más difícil.

Tanto es así que, en 2006, fue condenado por agredir al recepcionista de un hotel, con el que, previamente, habría mantenido una discusión. Él reconoció su culpa y, por ello, la pena le fue reducida, siendo condenado por ‘asalto’.

Desde entonces, los rumores sobre problemas en los sets de rodaje, con otros actores y directores, han sido el día a día del otrora amado actor.

Algo que también se comentaba, de forma más o menos periódica, era lo mucho que el actor iba descuidando su físico. Si recordamos su paso por la película del gladiador, Russell lucía un tipín difícilmente mejorable… pero es que, por lo visto, le ha costado mucho mantenerlo con el paso de los años.

Si hacemos memoria, en sus últimas películas, ya lucía el aspecto de una persona bastante entrada en kilos (de hecho, en ‘The Nice Guys’, se bromea con ello). Pero lo cierto es que, recientemente, nos han llegado unas nuevas imágenes del actor que han levantado mucha preocupación entre sus seguidores.





Y es que el australiano, de 55 años, fue pillado por la revista ‘Page Six’ mientras esperaba su vuelo… con una imagen muy desaliñada y en muy baja forma. Es verdad que, por la forma en la que esta tomada la fotografía, podrían exagerarse un poco los detalles… pero es que hay cosas muy, pero que muy llamativas en la misma (el hecho de que, justo en ese momento, se estuviese rascando una nalga… pues tampoco ayuda).

Como no podía ser de otra forma, esta imagen ya ha dado la vuelta al mundo y las especulaciones respecto a su estado de salud han florecido como el moho encima de una manzana podrida (hoy no estoy muy fino con las analogías, perdonad).

Aquí la discusión que se ha abierto es la siguiente: ¿se trata de un cambio físico producido por su preparación para algún papel? Pero, en el caso de que se trate de un ‘descuido’ por parte del actor, podríamos tener motivos para pensar que Russell no está pasando por un buen momento.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este nuevo cambio físico del actor? ¿A qué pensáis que se puede deber? Dejádnoslo en los comentarios. 





Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Heraldo.