Ser unos guarros, en esta vida, nos pasará factura tarde o temprano. Lo mejor siempre es limpiar todo y mantener una vida pulcra y arreglada… sino, acabarás enterrado sobre tu propia porquería. Eso es algo que los protagonistas de nuestras historias de hoy han aprendido por la fuerza. Ellos se vieron con más mugre que las manos de un mecánico, y decidieron poner solución. Estos son los resultados:

1Ya es la hora de la barbacoa

Se tiró todo un día limpiándola para dejarla así. Después de el ‘reestreno’, volvía a estar completamente destrozada.

2Poco a poco

Ya limpiaron la primera mitad de la fachada del edificio; ahora van a por la segunda mitad. Lo cierto es que no la limpiaban desde antes de la Segunda Guerra Mundial… echad cuentas.

3La limpieza de la muerte

El abuelo estará más que contento.

4Ya ni se intuía el suelo

Esto es lo que pasa cuando dejas que la mugre se acumule y te olvidas de lo que tienes debajo de los pies… impresionante.

5Limpiando el patio de juegos



La verdad es que parece un lugar totalmente nuevo.

6La nueva cara del ayuntamiento

Hay que cuidar los edificios más emblemáticos de la ciudad… sino, acaban pareciendo una cosa totalmente diferente a la que son.

7Cambio radical

¿Quién te iba a decir que ese era el color original de estas maderas, ¿eh?

8Son la misma silla…

Pero lo cierto es que no lo parecen. Una buena pasada con la lija y ya está; hasta que el clima la vuelva a erosionar.

9Arte con suciedad

No todo tiene por qué ser malo, ¿no? La verdad es que este es el arte callejero que me gusta.

10Trabajadores muy creativos

Esto sí que es tomarte tu trabajo, sea el que sea, con profesionalidad e imaginación.

11Renovando el porche de casa

Ahora ya puedes pasar el verano en un sitio completamente nuevo.

12Casi que tienes una casa nueva

No dejes que la roña se apodere de tu vida… sé tú el que manda por encima de ella.



A vosotros, ¿qué os han parecido estas imágenes? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.