Ir de compras es una de las costumbres más arraigadas al modelo de vida que llevamos en la actualidad. Compramos de forma compulsiva y, donde miremos, ya sea por la calle o en Internet, nos toparemos con anuncios de marcas de ropa, de nuevos modelos de teléfonos o de pastillas para que seamos un poco menos calvos. Esta es la sociedad en la que nos ha tocado vivir, para lo bueno y para lo malo.

Pero, si hay algo que represente bien el espíritu de comprar, eso es el mítico ‘maniquí’. Esa obra de arte, diseñada, por lo general, para exponer ropa, tiene más vida de la que podría parecer en un primer momento… y eso es algo que, hoy, comprobaréis de primera mano:

Cuando pienses que caminas con estilo…

Eso es que no has conocido a este saleroso maniquí… nada que envidiarle a los grandes modelos.

¿Con qué está hecho ese gorro?

Tiene que ser una sustancia muy jodida… porque la cara que se le ha quedado no es normal.

La intención de poner flores era buena…

Pero el resultado final es que parece que le hayan cortado la cabeza con un katana.

Este maniquí me representa

Lo cierto es que este ‘modelo’ se acerca bastante más a la realidad… al menos, la realidad que yo conozco, claro.




Traje para irse de fiesta con los del curro

De esta forma, podrás saber cómo te quedará el traje cuando estés haciendo el imbécil… podrás comprar con mayor conocimiento.

Para aterrorizar a tus niños

El maniquí perfecto para que se instale en sus peores pesadillas,

Nadie entra a la tienda




El dueño de la misma no entiende muy bien por qué… pero yo, sin ser un experto y viendo esta foto, creo que puedo hacerme una idea.

Los del bar

Todos nos merecemos sentirnos representados, ¿no?

Pocas ganas de comprar nada

Cosa bastante curiosa, teniendo en cuenta que ‘trabajas’ en una tienda de ropa… cosas de la vida.

De dos en dos




Estos leggins son tan grandes que, si os fijáis, han tenido que meter dos maniquíes en cada una de las piernas.

El maniquí perfecto para los lunes

No hay una pose que represente mejor lo que siento al volver al curro después del fin de semana.

Tal para cual




Cuando pensabas que ese maniquí no tenía ningún sentido… ¿ahora qué, listillo?




A vosotros, ¿qué os han parecido estos maniquíes? ¿Cuál os representa mejor? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Señoras que