Un tatuaje, de entrada, es para toda la vida. La mayoría de las personas se lo hacen pensando en que lo tendrán en su piel hasta su muerte… y esto es algo que está muy bien. Ya sabéis que nos encantan los tatuajes y creemos que es una de las formas de arte menos valoradas del mundo. Pero es que, en algunas ocasiones, estos ‘artistas’ no consiguen estar a al altura… y se dan casos como los que os traemos hoy:

1No hay nada más hermoso que la sonrisa de un hijo…

Pero hay que decir que, en este caso, no se puede distinguir si está llorando o se está descojonando.

2Cuando te pasas de original

Aquí querían darle al tatuaje un toque mucho más ‘cómic’… y lo cierto es que, a no ser que sea un cómic de terror…

3Los tatuajes en sí no están tan mal…

Pero, ¿de verdad ese era el mejor lugar para hacérselos?

4Esto debería considerarse un delito

Se te quitan ganas de devolver a tu hijo… o el tatuaje, que tampoco hay que pasarse.

5¿En qué estaba pensando?




El problema no solo es que sea un tatuaje horrible y sin sentido, el problema es que, cuando ya no esté embarazada… ¿cómo le quedará el tatuaje?

6Con lo mono que estaba en la foto…

Y va y le tatúan a una especie de Jabba el Hutt bebé… hay que tener muy poco corazón como tatuador para hacer esto.

7Cara de pato

Ya de por sí, era una mala idea sacarse una foto así… como para encima dejar que tu pareja se la tatúe… motivos de sobra para dejarla.




8Ya estás tardando en llamar al exorcista

Lo peor de todo es la boca; parece una caricatura del Cartoon Network de finales de los 90.

9Cuando sabes que tu hijo está maldito

Yo no es que sea un experto en temas demoníacos, pero ese niño tiene que tener algún tipo de demonio muy jodido dentro, de eso no hay duda.

10No sé ni por dónde empezar

¿Acaso estos tatuadores no tienen trabajos de muestra para que nos podamos asegurar de que no nos desgracian la vida?




11La cara de sorpresa la ha clavado

Pero parece que el niño haya metido la cara de lleno en un tubo de escape.

12Parece que esté dibujada con un rotulador permanente

Yo, si fuese esa persona, me pasaría un poco de alcohol por ahí, básicamente, para comprobar que no me hayan timado.

13Una victoria final







En el primer tatuaje, ya podéis ver que el desastre fue mayúsculo… en el segundo, cuando se lo arregló, lo cierto es que el acabado no estaba nada mal. Esto sí que es una salvada de última hora.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos tatuajes? ¿Os ha pasado algo parecido con algún tatuaje? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Strambotic.