Ir a un hotel puede ser bastante tedioso: dormir en una cama que no es la tuya; no tener las comodidades de tu casa; pillar algo del minibar y que te claven hasta la nuca… si es que son todo desventajas. Por eso, hoy te traemos unos cuantos truquillos que pueden ayudarte muy mucho.

1Adiós al problema de la tarjeta

En la actualidad, la mayoría de hoteles pide la introducción de la tarjeta para poder activar la electricidad del piso… pero lo cierto es que no se suele necesitar la tarjeta; puedes meter cualquier cosa.

2¿No puedes quitarte el maquillaje?

En caso de que te hayas olvidado el removedor de maquillaje, puedes utilizar el acondicionador que te dan gratis en el hotel, suele funcionar.

3¿Zapatos sucios?

Puedes utilizar el gorro de baño que te regalan en el hotel para llevar los zapatos en la maleta.

4No le digas adiós a la crema hidratante

El estuche de las lentillas puede ser muy útil para guardar pequeñas cantidades de tu crema hidratante favorita… de esta forma, no tendrás que llevarte todo el bote.

5Que no te falten las mesas




En la mayoría de hoteles, hay poco espacio para dejar las cosas… si abres la tabla de planchar, puedes ganar bastante espacio.

6Los pastilleros

Si tienes muchos accesorios pequeños, puedes utilizar un pastillero con diversos separadores. Así, lo tendrás todo ordenado y no perderás nada.

7¿Te falta microondas?

Si tienes un burrito o algo parecido, puedes utilizar la plancha de la habitación para calentarlo un poco (y que quede crujiente).




8Que no se pierdan los cables

Las fundas para las gafas de sol pueden ser un buen lugar para guardas todos los pequeños cables que necesites. Mientras menos repartidos los tengas, mejor.

9Que no se te cuele nada

Si te entra mucho ruido de fuera; si hay mucha luz o entra mucho frío, lo mejor que puedes hacer es poner una talla enrollada. Te aislará al momento.

10La música a todo trapo

Puede que te apetezca ponerte un poco de música y tu móvil no esté a la altura del volumen que necesitas… ¿Qué puede hacer? Solo necesitas esto: una taza.




11No necesitas ninguna nevera

Si quieres mantener frías tus bebidas, lo único que necesitas es meter las bebidas en la pica llena de hielo (y con le tapón puesto).

12Que no falten las mesas

Si quieres desayunar con comodidad y no tienes una mesa, solo tienes que mover la mesilla de noche.




A vosotros, ¿qué os han parecido estos ‘truquillos’? ¿Alguno que sepáis y que resulte curioso? Dejádnoslo en los comentarios. 




Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.