Cuando te haces un tatuaje, por lo general, lo haces con la idea de que lo tendrás toda la vida en tu cuerpo. ¿Qué no hay que hacer entonces? Pues ir al primer tatuador que se te cruce por delante… y es que, si no tienes cuidado con eso, puede pasarte lo mismo que le pasó a los protagonistas de nuestra historia de hoy: estas personas quisieron hacerse ‘el tatuaje perfecto’… y acabaron con un desastre de tres pares de narices.

1¿Quién ha dicho ‘demasiado cargado’?

La verdad es que este es un claro ejemplo de que, en la mayoría de ocasiones, menos es más… sin ninguna duda.

2Un amante de los aviones

Por eso, se ha hecho este: en absolutamente todas las perspectivas que existen.

3¿Alguien sabe qué es eso?

Suponemos que es un intento de Buda muy mal hecho… pero lo cierto es que parece una mancha de aceite.

4El león travieso



No es que esté mal hecho; es que te está guiñando un ojo porque es muy guasón.

5¿Sabes lo que dicen de las barrigas cerveceras?

Este hombre intentó hacer un gracia con eso… y lo cierto es que el tiro (de cerveza) le salió por la culata.

6¿Qué intentaba?



Por más que te gusten las naranjas… llegar a hacerte esto tiene unas implicaciones muy, pero que muy jodidas.

7¿Eres de la casa de los Stark?

Después de que veas esta tatuaje… creo que te pasarás a la de los Lannister o así…



8La Sirenita…

Con cuerpo de pez y cara de pato.

9Igual es que yo estoy loco…

Pero… ¿no parece una quemada en lugar de la cara de Mufasa?



10Aquí hay dos opciones:

O bien es una explosión nuclear… o bien es un árbol con un hula hoop.

11¿Qué idioma es?

Estamos entre el francés y el inglés… pero igual es cantonés.



12Este es particularmente horroroso

Es como si un pulpo y Thomas, la locomotora, hubiesen tenido un hijo en común.



A vosotros, ¿qué os han parecido estos tatuajes? ¿Conocéis a alguien que le haya pasado algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Genial.