Hay pocas cosas tan internacionales como McDonald’s. Se trata de la franquicia de comida rápida más famosa del mundo y lo cierto es que es toda una institución. ¿Quién no se ha comido, alguna vez, un BigMac? ¿Unos nuggets de pollo? ¿Un McFlurry? Exacto: de una forma u otra McDonald’s siempre ha estado en nuestras vidas… pero, por lo que veréis hoy, no exactamente en la de TODOS.

Y es que, en Europa, hay cinco países en los que no hay ni un solo restaurante de esta franquicia. Los motivos son diversos, pero hoy os traemos el caso de Islandia. Este país tiene de todo: hielo y fuego; mares, montañas, volcanes y glaciares… pero lo que no encontrarás en ningún sitio es un McAuto.

Y es que la cadena americana cerró en 2009 el último restaurante que tenía en este país. Con él se fueron todas las hamburguesas… menos una: ha sido conservada desde hace más de 10 años y permanece intacta; prácticamente incorrupta.

Se encuentra en un albergue de Snotra House, en Þykkvibær. Esta población se encuentra al sur del país y guardan, como si del Santo Grial se tratase, una hamburguesa con queso acompañada de unas patatas fritas de McDonald’s.

Después de diez años, cabría esperar que el alimento estuviese completamente podrido… pero nada más lejos de la verdad: está en perfecto estado. Las personas van de todo el mundo para poder comprobar, con sus propios ojos, que la hamburguesa y las patatas están intactas a pesar del paso del tiempo.

Fue la última hamburguesa vendida en este país y la adquirió Hjörtur Smarason, quien había oído que, al parecer, los productos de esta compañía no se descomponían… y, de momento, así ha sido.

Los primeros tres años la guardó en una bolsa de plástico de su garaje y se sorprendió al ver que seguía como el primer día. Pasado ese tiempo, donó el menú al museo nacional… pero este no tenía recursos para exponer el producto, por lo que lo donó al albergue, de donde fue a parar a una casa de huéspedes al sur del país y donde puede visitarse hoy en día.





Este establecimiento se ha hecho de oro gracias a esta exposición. Tanto es así que, en su portal web, tienen una sección dedicada a esta ‘reliquia’. Se presenta como uno de los puntos de interés del país nórdico y, sobre todo en verano, son miles los turistas que pasan a fotografíar ‘La última hamburguesa de McDonald’s de Islandia’.

El actual responsable de la casa de huéspedes donde se encuentra la exposición, Siggi Sigurdur, aseguró a la BBC: «Es algo divertido verlo, pero te hace pensar en lo que estás comiendo. No hay moho ni signos de deterioro, solo el envoltorio parece viejo».

El motivo de la conservación de este producto sigue siendo un misterio, pero la mayoría de expertos apuntan a que los conservantes que utiliza la empresa deben de ser muy potentes, ya que la hamburguesa no presenta ni la más mínima señal de moho.

Vosotros, ¿haríais este viaje solo para ver esta hamburguesa? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: El País.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥