Ya sabéis que, en la actualidad, el tema de los ‘influencers’ es lo que condiciona el devenir de nuestros días. Si uno de ellos sube una foto a su perfil de Instagram con una gorra, al día siguiente, la mitad de la población la llevará puesta; si lo hace con un tatuaje, ese mismo día colapsarán todos los estudios de tatuajes. Esto es así y es algo que, en la era de las redes sociales, tenemos que asumir.

Aquí os hemos hablado, en muchas ocasiones, de influencers que sacar un producto en algunas de sus publicaciones, y las ventas del mismo llegan hasta las nubes. ¿Os acordáis de a influencer que, hace muy poco, vendía el agua sucia con la que se bañaba? Hay temas que se nos están yendo de las manos… pero, si queremos seguir surfeando en esta vida, tendremos que aprender a tomar bien estas olas.

Hoy, como no (y como habréis podido leer en el título), la protagonista de nuestra  historia es la mítica y fantástica Cristina Pedroche quien, cada vez que sale con algo en alguna de sus publicaciones, hacen que los stocks salten por los aires.

La presentadora de Zapeando de La Sexta es una habitual en este tipo de noticias. Hace poco menos de dos meses, se presentaba al estreno de una película con un vestido que, en cuestión de horas, ya se había agotado por completo.

Pero es que Pedroche no se cansa de hacer trabajar a las empresas de envíos y, con su última publicación, ha vuelto a liarla.

La de vallecas publicó una foto en la que podíamos verla luciendo unas espectaculares botas negras de esas que están tan de moda. A los pocos segundos, sus seguidores ya le habían montado un interrogatorio para saber dónde se las había comprado y cuánto le habían costado.

Esta es la imagen en cuestión:



Aquí os dejamos algunos de los comentarios:

  • Me encanta el look las botas de donde son? Ideales!
  • Las botas de donde son por favor
  • Que guapa!! Que botas más 😍😍😍
  • Guapaa! Me encantan las botas😍👢! wen fin dee
  • ¿nos puedes decir de dónde son las notas? Gracias 😉

Y es que Pedroche se ha encargado ella misma de decir de dónde las había sacado, contestando a uno de sus usuarios:

Y es que, como no, las botas eran de la marca de ropa Capriche, una de las favoritas de la presentadora.

Pero es que la tienda, también contestando a uno de los usuarios que preguntaban por las botas, afirmó que ya no tenían más stock de estas y que, si lo deseaban, podían pedir otras similares:

 “no quedan, lo siento pero hay otras similares en www.capriche.es”.

Lo sorprendente de todo esto es que no habían pasado ni 24 horas desde la publicación de Pedroche.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta noticia? ¿Pensáis que las botas son para tanto? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Huffington Post.