En cualquier otra parte del mundo, si te quedas dormido en el trabajo, lo más probable es que tu jefe te despierte dándote hostias con la carta de despido. Dormirse durante el trabajo no está bien visto; es síntoma de pocas ganas de trabajar y se considera una falta de respeto. ¿Pagarle a alguien para que vaya a dormir delante del ordenador? ¿Es que estamos locos?

Pero, por lo que veréis a continuación, puede que esta sea una visión demasiado simplista de todo este asunto; puede que haya más matices en todo esto y que se nos estén escapando. Sino, lo único que tenemos que hacer es mirar el caso de Japón: allá dormirse en el trabajo no solo no es reprochable, está bien visto.

Hoy en día, si te duermes en tu trabajo, lo más probable es que te enfrentes a algún tipo de sanción (o algo peor). Pero es que nuestros amigos los nipones, siempre más avanzados y desarrollados que nosotros, han sabido ver más allá y han avanzado en una dirección completamente diferente en este aspecto: si te duermes, es porque estás tan metido en tu trabajo que no tienes horas suficientes para dormir en tu casa.

En Japón es muy habitual ver a personas que se duermen en sus trabajos y, lejos de recibir reproches, en la gran mayoría de los casos, lo que reciben son halagos. ¿No es este el verdadero maldito sueño de cualquier trabajador occidental?

Según un artículo de Gizmodo, los japoneses consideran que, las personas entregadas con su trabajo, están tan agotadas que no pueden mantenerse en pie. Llegan a la conclusión de que esa persona lo ha dado todo hasta caer en el más profundo e inevitable de los agotamientos.

Y es que, por lo que se ve, los japoneses son unos de los que menos horas de sueño tienen en todo el mundo: la media está en menos de siete horas al día, cosa que está bastante por debajo de las 8 recomendadas para poder tener un buen rendimiento.

Y es que, debido a esto, no es solo que nuestros amigos amantes de ramen se duerman en el trabajo: también podemos verlos haciéndolo en cafeterías, tiendas de ropa o espacios públicos en general (en el transporte público también, solo que levantarse en el final de la parada… pues ya no tiene tanta gracia).



Este fenómeno tiene nombre propio: inemuri, que, en japonés, significa ‘presente mientras duerme’… ¿cómo se puede tener tanto arte para bautizar cosas tan prosaicas?

El inemuri, de momento, solo está aceptado en Japón… y lo cierto es que, siendo optimistas, pensamos que faltan unas cuantas décadas (por no decir siglos), para que en nuestra tierra podamos disfrutar de algo así.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este fenómeno? ¿Os gustaría que se implantase en vuestro puesto de trabajo? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: 20 minutos.