Las diferentes culturas que conviven en un mismo planeta, por lo general, distan mucho de tener cosas en común. Pero sí que es verdad que, en las sociedades occidentales, la mayoría de los jóvenes tienen los mismos problemas: buscar el amor (sea como sea), buscar un trabajo e independizarse. Esos tres factores hacen que estos inexpertos seres intenten buscar la estabilidad para asentarse y madurar como personas independientes y capaz.




Ahora, en estos últimos tiempos, las cosas han cambiado bastante. Actualmente sales de la carrera y te exigen que tengas un máster para, simplemente, atrasar tu entrada en el mercado laboral. Cuando acabas el máster, te exigen 60 años de experiencia, idiomas, erasmus, que sepas hacer el pino y que sepas tocar 4 instrumentos. Y claro está, no todo el mundo con 24 años ha tenido tiempo a tener todos estos requisitos.




En las zonas de Europa, EEUU y Australia, los jóvenes cada vez más eligen quedarse viviendo con sus padres y emanciparse más tarde de lo normal. Andrea Breen, de la Universidad de Gueplh, explica que la vida cada vez es más cara y combinar la formación con el trabajo es una actividad bastante complicada. Es por eso que muchos jóvenes no pueden emanciparse o incluso tienen que volver a casa de sus progenitores.

Según un estudio, los países en que la edad de emancipación es más tardía, son los países de Montenegro, Croacia, Eslovaquia e Italia. Según los datos de Eurostat de 2018, la edad media de emancipación es con más de 25 años. Los que se van antes de casa son los daneses, los fineses y los suecos. En la otra parte de la gráfica, están los croatas, los eslovacos y los italianos, los cuales tardan más de 30 años en emanciparse.

Está claro que la situación que estamos viviendo actualmente es bastante complicada. Los jóvenes quieren salir del nido ya que cada vez se le está haciendo demasiado pequeño. Los padres quieren hacer su vida de jubilados tranquilos y por culpa de estos jóvenes no pueden. en The Guardian describen en su estudio que el número de jóvenes que viven con sus padres ha aumentado considerablemente en los últimos 20 años. En 1997 el porcentaje de jóvenes británicos viviendo con sus padres era un 19,48%, y en 2017 era un 25,91%.


En EEUU pasa lo mismo: 1 de cada 4 californianos de entre 25 y 33 años aun viven con sus padres. Y también en Australia: el 43% de los jóvenes entre los 20 y los 24 años no se han emancipado, cuando en 1981 era de un 36%. Esta situación, no es culpa de los jóvenes, sino de la inestabilidad financiera del sistema económico mundial y el no poder permitirse una vivienda.

Según The Economist, los ingleses lo tienen muy difícil para comprarse una casa en edades inferiores a los 30 años, ya que el precio de las casas se ha doblado en estas dos ultimas décadas. Otra razón para no emanciparse es que los jóvenes tienen relaciones serias más tarde en sus vidas, lo que significa que se marchan de casa más tarde. Dar prioridad a la formación y a centrarse en la carrera antes que formar una familia es una decisión que condiciona a emanciparse.

¿Has flipado con esta información? ¿Tienes algún amigo que se haya independizado antes de los 30 años? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.