Compartir piso es un maldito infierno. Es verdad que, en ocasiones, los planetas se alinean y las cosas no van a parar a mal puerto… pero esto está muy lejos de ser lo habitual. Por lo general, la cosa es un auténtico desastre. Nadie limpia, unos no cumplen con sus tareas asignadas, se invaden los espacios personales… Para que no penséis que estamos exagerando, hoy os dejamos unos cuantos ejemplos de lo horrible que ser compartir piso con alguien… aunque sea vuestra propia pareja.

1Las pastillas de jabón a medias

Su marido tiene la manía de nunca acabar ninguna pastilla de jabón… ¿puede haber algo más ruin?

2Ganas de matar instantáneas

Su compañera de piso y la pareja de esta, decidieron que iban a merendar un poco de brownie… y esto fue lo que se encontró al llegar.

3Un trono de rollos…

A medio acabar. Esta persona tiene una manía impresionante por no acabar los rollos de papel… ¿será el mismo de los jabones?

4El marido insoportable

Cuando alguien decide abrir un zumo así, es suficiente indicador de que no está bien de la cabeza.

5Apilar las cosas de forma mortal





Ya no es solo que seas un desastre… ¡es que pones en peligro al resto! imagínate que se te viene todo eso encima…

6El atasco de noodles

Esta persona sacó toda esa cantidad de fideos que estaban atascados en el fregadero… ¿a que no sabéis a quién le encanta cenar eso? Efectivamente: a su compañero de piso.

7Total seguridad

Cuando acabas de comprar un sofá y va tu compañero de piso y deja las cosas así… como para que no te den ganas de matarlo.

8Coger un solo plátano

Su mujer los ordenó encima de la encimera… y los decapitó a todos sin ningún tipo de compasión.

9Ni uno solo cerrado

Este tío no es que sea un aficionado a las especias… es que es todo un espécimen.

10El mismo cabrón de los jabones y el papel de váter

¿Nos dejará en paz algún día? ¿Qué clase de infierno es este?

11Amargar el cumpleaños

Cuando van y te cortan la tarta de tu cumpleaños así… lo que te dan son ganas de no cumplir nunca más.

12Al borde de la perdición

Dejar esa taza así es bastante más complicado que dejarla bien… ¿a quién se le ocurre?

13Después de la mudanza



Su compañero de piso se fue y, cuando entró a su habitación para ver cómo la tenía… esto fue lo que se encontró.

14Llenar la cubitera

Esto es lo que pasa siempre que su compañero de piso se encarga de ‘llenar la cubitera’… ahí lo dejo.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas fotos? ¿Os ha pasado algo así con alguno de vuestros compañeros de piso? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO