Hay películas sobre maldiciones y películas malditas. Y es que en ocasiones todo el mal rollo que genera una película se transmite en la vida real y afecta a los actores y el rodaje.

A continuación, os hablaremos de algunos filmes en los que, tras las cámaras, se produjeron situaciones algo paranormales que, a veces, dieron mucho más miedo que la película en sí.

El bebé de Rosemary

Esta película fue muy polémica por hablar del hijo del diablo y de una secta. Pero lo que da más miedo es que la persona que compuso la música se accidentó, quedó en coma y posteriormente murió.

Además, el director de la película es Roman Polanski, que en ese momento era el marido de Sharon Tate, quien fue asesinada por miembros de la familia Manson cuando estaba embarazada.

El exorcista

Hubo un total de 9 muertes asociadas con la película, durante y después de la producción. Pero por si todo esto fuese poco, la actriz que interpreta a la madre de Regan, Ellen Burstyn, sufrió un accidente que la dejó con una fractura en la espalda permanente.

El exorcismo de Emily Rose

Todo el mundo en el rodaje decía que todos los días sus televisiones y radios se encendían solos exactamente a las 3 a.m. Puede que fuese una broma del director, pero quién sabe.

Los pájaros

Hitchcock quería que la protagonista sufriera de verdad para que eso se transmitiese en la película. Usó pájaros de verdad para muchas escenas e hizo que la actriz sufriese heridas y terminase en el hospital.

La posesión

Cada vez que grababan una escena relacionada con el demonio, las luces se encendían y apagaban. Además, cuando terminó el rodaje, una bodega que usaban como almacén se incendió.

El Resplandor

¿Cómo puedes desquiciar a tus actores? En el caso de Kubrick lo hizo haciendo que Shelley Duvall subiese unas escaleras un total de 127 veces para que luciese verdaderamente desesperada.

Expediente Warren

Por algún motivo, a los espíritus no les gustan las nuevas tecnologías y por eso, durante el rodaje de El conjuro, las líneas de teléfono se cortaron, el hotel donde todos se quedaron se incendió y una computadora fue arrastrada sin explicación.

The InnKeepers

El director de House of the Devil se quedó en un hotel maldito durante la grabación de esa película. Según explicó, vivió varias experiencias paranormales que hicieron que rodase en el mismo hotel, The InnKeepers.

Maximum Overdrive

El director y guionista de esta película es Stephen King. En esa época el escritor consumía muchas drogas y eso resultó en un rodaje desastroso durante el cual hubo muchos incidentes: un carro de helados casi atropella a un camarógrafo, un huracán destruyó el set y un doble se prendió en fuego entre otras desgracias.

La profecía

Esta es la película maldita por excelencia. Agarraos que vienen curvas.

Los perros que aparecen en la película atacaron a su entrenador, un avión privado lleno de utilería se estrelló y mató a todos dentro. El diseñador de escenografía sufrió un accidente de autos, como el que ocurre en la película y por si todo esto os parece poco, el hijo de Gregory Peck (actor de la película) se suicidó colgándose como la niñera de Demian.

Vosotros, ¿conocíais estos datos? ¿Os lo creéis? Explicádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: guiadelvaron