La relación de Liam Hemsworth y Miley Cyrus han hecho correr ríos de tinta en los periódicos de las últimas semanas. Estos deos llevaban más de diez años juntos y, por lo que hemos podido saber, nunca pudieron estar demasiado tiempo sin tener una crisis de pareja. Cada dos por tres se separaban para, poco después, reconciliarse. Su última gran separación llegó tan solo 8 meses después de haber ‘pasado por el altar’ y, ahora, las aguas están más revueltas que nunca.

Cyrus encontró rápidamente alguien con quien pasar las frías noches de invierno: una influencer con la que ha durado menos que un pedo dentro de una hamaca. Pero es que, al parecer, ahora ha sido Liam el afortunado en poder empezar a rehacer su vida.

El joven pasó por la que él mismo definió como ‘la peor etapa de su vida’. Por suerte, su hermano y su cuñada estuvieron ahí para ponerle el hombre todo el tiempo que fuese necesario. Pero siempre dicen aquello de ‘no hay mal que por bien no venga’ y eso es lo que parece haber aprendido el pequeño de los Hemsworth.

La chica que ahora ocupa el corazón del australiano en Maddison Brown y ahora os la presentaremos.

Todo empezó cuando, el jueves de la semana pasada, pillaron a Liam paseando junto a una joven a la que nadie le pudo poner nombre… ¿de quién se trataría? Ambos estaban pegados mientras transitaban por las abarrotadas calles de Nueva York, tomaban el metro o entraban a comer a un restaurante italiano.

La prensa hizo su trabajo y descubrió que la joven, de 22 años, es también actriz y que compartía apellido con la mujer de Adolf Hitler (esto último solo es un dato curioso, no lo malinterpretéis). Al parecer, estos dos se están conociendo y no quieren precipitar las cosas (cosa que es normal visto lo visto con su anterior relación).





Brown es también australiana y en su currículum como actriz tenemos su participación en la serie Dinastía, donde dio vida a Kirby Anders (esta serie podéis verla en Netflix, por si queréis echarle un ojo).

En el año 2015 pudimos verla en su primera gran película, la producción australiana Strangerland, en la que trabajó junto a Nicole Kidman y Joseph Fiennes, dando vida a una joven a la que se la tragaba una tormenta de arena. Todo muy bonito.

A partir de ese momento, su carrera se proyectó hacia las nubes. Pudimos verla en la serie ‘The Kettering Incident’ en 2016, una producción muy conocida y estimada en su país natal. Desde sus inicios, la actriz ha ganado diversos premios y reconocimientos con sus trabajos, cosa que le augura un futuro bastante prometedor en el mundo del cine.

En su cuenta de Instagram, la actriz acumula ya más de medio millón de seguidores y, por el camino que va, lo más probable es que acabe por convertirse en una de las grandes actrices de su generación.





A todo esto, estamos a la espera de saber si, realmente, la relación de estos dos tiene futuro, aunque la cosa pinta bien. Teniendo en cuenta la situación de la que parte Liam, ver a estos dos juntos es una buena señal de que las cosas pueden ir por buen camino.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta noticia? ¿Creéis que es mejor que Liam pase página o queríais que volviese con Miley? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: El País.