Como es lógico, todo el mundo se imagina que el día de nuestra boda será perfecto y queremos calcularlo todo al detalle para que no ocurra nada que pueda hacer tambalear la imagen del amor. Pero la realidad es que en ocasiones el azar y la fortuna nos regalan imágenes y momentos que hacen que ese día sea incluso más especial de lo que habías imaginado, pero de forma un tanto distinta.

El velo

El viento hizo que el velo de la novia volase hasta el agua. Para recuperarlo se tuvo que recurrir a técnicas un tanto rudimentarias y el fotógrafo no quiso perder la ocasión de inmortalizar el momento.

El suegro

El suegro de una de las personas que se iban a casar decidió darles una sorpresa a los novios y contratar unos bailarines que ocuparon casi todo el tiempo de recepción que había reservado.

Buenas noches

Por si fuese poco dormirse durante la misa, el sacerdote de una boda pronunció mal el nombre de la esposa durante los votos.

Alguien no está contento



Puede que alguna ex del novio estuviese en la boda y tirase el arroz con mucha mala baba.

Una persona se ha dejado el gato aparcado en doble fila

Por lo visto este gato se paseaba por la iglesia y pensó que el vestido de novia era una buena cama.

En el amor, como en la guerra


Esta mujer de 24 años se peleó con una niña de 10 por el ramo y llegó a suplicarle que se lo diese diciendo “Por favor, tengo 24 años”. Al final se lo quedó la niña porque, según la mujer, es muy posible que de todos modos se casase antes que ella.



Efecto dominó


La abuela se tropezó y, cuando los novios intentaron cogerla, terminaron todos en el suelo de la iglesia.

No una vez, sino dos veces

Primero el amigo de su esposo le derramó una copa de vino encima y luego, por si eso fuera poco, su mejor amiga le escupió el café encima. Esta imagen es la de su amiga ayudándola a limpiar el vestido.



La imagen que proyectas

Él pensaba que estaba tranquilo y sereno, pero luego vio que su cara decía algo completamente distinto en las imágenes.

Trató de ser romántico

Quiso llevarse a su novia en brazos, pero, sin querer, terminó haciéndole una llave de Smackdown.



A vosotros, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Habéis estado en alguna boda donde haya sucedido algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: difundir