Farouk James es una de las sensaciones del momento. Este niño de tan solo 7 años se ha convertido en toda una celebridad gracias a su largo y rizado cabello. Puede que, a priori, este dato no resulte sorprende… ¿famoso por su pelo? Pero, para entenderlo, tendréis que ir un poco más abajo para ver las fotos y lo entenderéis.

A su corta edad, Farouk ya ha conseguido contener en su cuenta de Instagram a más de 250.000 seguidores, que se dice pronto. Y, más allá de su presnecia en las redes sociales, también ha conseguido desfilar en algunas de las pasarelas más relevantes del mundo de la moda.

Todo empezó en el año 2014. La madre de Farouk compartió unas fotos de su hijo en las que tan solo tenía 3 años d edad, y en las que ya revelaba tener una cabellera que, como poco, se podía calificar de ‘envidiable’. Nunca habíamos visto un pelo afro así en un niño y esto hacía que la imagen resultase todavía más impresionante.

Desde entonces, Farouk ha ido ganado popularidad hasta encumbrarse como uno de los modelos infantiles más reputados y codiciados del mundo. Todo gracias a su cabellera del color del chocolate.

Su madre, Bonnie, explicó que lo del pelo era algo de nacimiento: “Nació con mucho pelo. De hecho, cuando me hice un ultrasonido, aproximadamente a los seis meses, literalmente se podía ver su cabello flotando en el útero”, contó. A los seis años, el nio ya formaba parte de una importante agencia de modelos: “Era como el cliché afro de estilo atrevido”.

Dio el salto también al mundo de Youtube, donde explica, junto a su madre, las aventuras de su paso por las pasarelas, además de curiosidades sobre su pelo: “Cuando nació, su cabello estaba muy lacio, muy negro y largo, al menos una pulgada y media. Empezó a ponerse rizado cuando tenía cuatro meses de edad…

Entonces empezaron a llegarle los colores, el rubio, el castaño y el café, y su pelo solo empezó a crecer más y más”. También explican lo mucho que le cuesta mantener su cabello en perfectas condiciones y la gran cantidad de cuidados que tiene que aplicarse.

Su cabellera no paraba de crecer y fue la insistencia y la perseverancia de su madre la que evitó que se lo cortase. Con el paso de los años, su melena empezó a llamar la atención: “hoy en día, la gente está tratando de conseguir ese tipo de cabello largo. Es realmente genial que las compañías de moda quieran ese aspecto. Quieren que la apariencia andrógina sea un poco diferente”.

Según su madre, este ‘proyecto’ no nació con le objetivo de ganar dinero (ejem), sino con el de que el niño aceptase su cabello y que no sufriese, en el futuro, ningún tipo de complejo: “Tenemos mucha positividad para compartir con las personas, para confiar en ser diferentes y abrazar la individualidad”.

La madre de Farouk afirma que, con iniciativas como esta, se puede conseguir que los niños no se acomplejen por nada que tenga que ver con su físico: “Todos tienen derecho a sentirse cómodos con el pelo largo o corto”.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Genial.