Tener pareja es una de las cosas más bonitas que pueden pasarnos, digan lo que digan. Poder compartir la vida con una persona es mucho mejor que hacerlo solo (aunque cada uno con sus gustos, no os alarméis). Pero también es verdad que, en muchas ocasiones, es complicado encontrar cosas que hacer. Hacer un buen plan en pareja suele no ser demasiado fácil… ni demasiado barato. Por eso, hoy os traemos unas cuantas ideas buenas, baratas y bonitas.

1Cata de vinos

El mundo, desde hace unos cuantos años, está lleno de viñedos. Esto ha hecho que, en muchos de ellos, hayan abierto rutas enológicas en las que, por una tarifa por lo general no muy alta, puedes disfrutar de una buena cata de vinos, perfectamente maridados por especialistas del sector. Es una buena forma de pegarte una cogorza con clase.

2Los mercados locales

Teniendo en cuenta que los hipsters están más de moda que nunca, los mercados donde ellos se abastecen de productos de los años 60, también. Los mercados locales están muy de moda y, dejando las coñas de lado, son de lo más variados: desde quesos artesanos a gafas de sol hechas de madera, de todo y precios de lo más asequibles. En muchos, además, hay food trucks con comida riquísima.

3Caminata al atardecer y unas cervezas después

Antes de meterte entre pecho y espalda todas las calorías que tiene una cerveza, lo mejor es que te pegues una buena caminata antes para quemar un poco. Camina una horita o así, no mucho más, recuerda que, sino, la cerveza se calienta demasiado (y tampoco es plan).

4Ir a tomar fotos

Con la cantidad de redes sociales que hay actualmente, ir a hacer fotos siempre es una buena forma de tener material en la recámara para subir a Instagram. No solo es ir a machacar el obturador de la cámara, también se trata de dar un paseo y ver a tu pareja desde otra ‘óptica’ (es una broma por lo del objetivo de la cámara y tal…).

5Andar en bicicleta y hacer un picnic

Esta es una de las prácticas más gastadas en las películas románticas… pero es que, la verdad, resulta muy efectiva. Ir en bici por un bonito lugar es de lo más relajante y si, además, luego te pegas un buen picnic, la experiencia quedará completamente redonda.

6Tomar un tour histórico por tu ciudad

A no ser que estés en una gran capital, este tipo de tours suele ser bastante barato. Es una buena forma de descubrir sitios de tu ciudad que, probablemente no conoces y es algo que se presta mucho al ‘generar anécdotas’. Tenemos a nuestras propias ciudades un poco ‘quemadas’ por el tema de que, en ellas, trabajamos y vivimos, pero nunca es tarde para reconciliarse.

7Partidos de pequeños equipos

Por lo general, estos equipos no tienen demasiado público. Puedes ver un partido de calidad con una birra barata comprada en el estadio y sin demasiada gente molesta alrededor. ¿Qué más puedes pedir?

8Noche de películas raras

Hay muchos lugares en los que ofrecen proyecciones de cine ‘alternativo’. Películas extrañas que se salen de lo convencional. Si a los dos os gusta el cine, es una buena forma de hacer algo que tenéis en común y que, además, da de qué hablar al acabar. Si es que el cine lo tiene todo…

Pillar Netflix y ver películas raras también es una buena opción (y ya estáis en casa…ejem…).

9Preparar una cena con la compra del mercado

Ve por la mañana al mercado y compra comida fresca de muy buena calidad. Búscate una buena receta y prepárate una cena romántica a la luz de una velas. Ir a un mercado es una buena forma de conocer mejor a los alimentos, cosa que es bastante más interesante de lo que podríamos pensar en un primer momento.

10Jugar Monopoly y que el perdedor pague la ronda

Este es un buen ejemplo a la hora de quedar con otras parejas de amigos. Os echáis una partida y, quien pierda, paga las bebidas. Va muy bien para fomentar dinámicas en equipo con tu pareja. Pruébalo.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos consejos? ¿Probaréis alguno? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: La guía del Varón.