Dormir es casi más importante que estar despierto. ¿Cuándo has visto a un atracador hacer el mal estando dormido? Dormir son todo ventajas y eso es algo que no se dice lo suficiente. Debemos cuidar nuestro sueño porque, de esa forma, nos estaremos cuidando también a nosotros mismos. Por lo general, cuando se trata de dormir bien, tenemos muchos problemas. Por eso, hoy hemos decidido traer una serie de consejos que os ayudarán, en mayor o menor medida, a tener una mejor cita con Morfeo.

1Cómprate un buen colchón

De toda nuestra vida, si vivimos unos 80 años, 24 de ellos nos lo pasaremos durmiendo… ¿cómo no vamos a tener en cuenta el sitio en el que lo hacemos? Por eso, lo mejor es comprar un buen colchón. No tiene porque ser el más caro, pero sí uno que se adapte a nuestras necesidades.

2Encuentra tu horario ideal

La luz artificial ha alterado el sueño que deberíamos tener de verdad. El trabajo o el cansancio que arrastramos también son factores que nos trastocan el correcto funcionamiento de nuestros ciclos de sueño. Lo mejor es irse una semana de acampada y dejar que, con la luz natural del sol y la luna, veamos cuál es el sueño que necesitamos de verdad para estar a tope al día siguiente.

3Márcate un horario fijo

Si cada día cambias tu horario de sueño, harás que tu cuerpo se vuelva loco. Nuestro reloj interno es muy delicado y lo que más le conviene es algo muy parecido a la rutina. Este es uno de los puntos más difíciles de conseguir, pero cuando lo consigues, entonces no querrás dejarlo marchar.

4Despierta siempre a la misma hora

Si cada día te despiertas a una hora diferente, tu cuerpo no entenderá qué demonios está pasando. Lo mejor es que, si trabajas, en tus días libres te vayas a dormir antes y te despiertes más temprano, a la misma hora que si fueses a trabajar. Así no malacostumbras a tu organismo a que dos días duerma todo lo que quiera y cinco siga un patrón inamovible.

5No dejes que la alarma se repita

Todo lo que duermas después de que suene la primera alarma, no será un sueño de calidad. Harás que tu cuerpo, entre alarma y alarma, se vuelva loco, llegando a un punto en el que empieza a pillar sueño y es despertado de golpe. Lo mejor es despertarse en la primera y activarse, en la segunda o la tercera tu cuerpo se sentirá más cansado y desorientado.

6Mira al Sol a la cara

La luz del sol hace que nuestro cerebro libere melatonina, por lo que nuestros niveles de cortisol suben y tenemos más energía, el momento perfecto para empezar a estar activos. Este es el Redbull de la naturaleza.

7Haz ejercicio

Si cansamos al cuerpo durante el día, por la noche, estaremos más cansados y nuestro descanso será más reparador. Despégate de la maldita pantalla del ordenador y sal a jugar al parque. Vivirás mejor en todos los aspectos posibles.

8Ayuno intermitente

Dejar de comer a las 8 de la noche y alargar el desayuno a las 12 del mediodía del día siguiente es una forma de que nuestro metabolismo funcione mejor. Eso sí, en ese fragmento del día come bien, todo lo que necesites.

9Nada de cafeína en la última parte del día

Intenta tomarlo solo por la mañana. La cafeína puede tardar hasta 3 horas en hacer efecto en nuestro cuerpo, por lo que si te bebes un café a las 4 de la tarde, puede que te haga efecto a las 7… y ahí ya la has liado.

10Evita la luz azul por la noche

Lo mejor es que, cuando caiga la noche, atenuemos todas las luces. Cuando el Sol desaparece, nuestro cuerpo empieza a generar melatonina para poder conciliar el sueño, por lo que debes evitar, en la medida de lo posible, cortar ese ciclo.

A vosotros, ¿os ha servido alguno de estos consejos? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: La Guía del Varón.