Lisa Li es una de esas influencers que dan más de qué hablar por las cosas que hacen fuera de Internet… que por las que hacen dentro. Esta joven consiguió, en la red social china Sina Weibo, más de dos millones de seguidores… que no es poco. ¿Qué es lo raro de todo esto? Pues que, recientemente, muchos de sus seguidores descubrieron que todo lo que ella vendía en sus fotos era una completa mentira.

Ella mostraba una vida de riqueza y abundancia; pero nada más lejos de la verdad. Se ha desvelado cual es la verdadera situación económica de Li y es escalofriante: vive en una casa llena de mugre, desorden, basura, comida podrida y excrementos de perro por doquier. Además de eso, la presunta influencer acumula una infinidad de deudas a las que no puede hacer frente.

El diario digital Pear Video contactó con la dueña de la casa que la joven tiene alquilada, la señora Chen, y esta mostró las condiciones en las que la bloguera tenía el apartamento. Según contó la propietaria, llegó a intentar contratar un equipo de limpieza profesional para que se hiciese cargo del trabajo… pero todos se negaron al ver el desastre.

Según declaró la casera en el documental, no le fue posible denunciar la situación a la policía ya que la joven se fue antes de que ella pudiese reaccionar. Según la señora Chen comenta en la entrevista, la imagen de ‘chica perfecta’ que daba Li era completamente falsa. Su vida era solo un ejemplo de desastre y repugnancia.

Después de la repercusión que tuvo este documental, era de esperar que Li diese una respuesta… y lo hizo de una forma que nadie se esperaba. Li apareció junto a Chen para pedirle disculpas por los daños que había ocasionado a su propiedad: «La responsabilidad total de este incidente recae sobre mí».

Según ella misma explicó al diario The Paper, tardó tanto en dar la cara porque estaba ingresada en un hospital y, más tarde se habría ido a un viaje de negocios. Explicó también que recibió muchos mensajes de teléfono y que no se dio cuenta de que algunos eran de la dueña del piso intentando contactarla.

Lisa Li declaró que se dedicaría a limpiar hasta dejar todo como estaba: «Voy a limpiar ahora… Incluso por la noche». Perola cuestión es que el daño ya estaba hecho… sobre todo a su imagen. Perdió muchos seguidores y su popularidad cayó en picado. Ahora ya nadie se cree todo lo que la joven venía contando en sus perfiles públicos.




La crisis ha llegado a tal punto, que la joven ha tenido que cambiar su nombre en sus diversas redes sociales. También ha eliminado diversas publicaciones y se ha marcado el objetivo de eliminar la imagen de ‘falsa’ que tienen ahora de ella… ¿lo conseguirá?

A vosotros, ¿qué os parecen este tipo de casos? ¿la falsedad es un mal que se ha extendido demasiado en las redes sociales? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).




Fuente: 20 minutos.