Por si no os habíais dado cuenta, en esta página nos encantan los memes. Creemos que son la gasolina de Internet; ese pequeño soplo que nos da la vida cada día al despertarnos por la mañana a ‘trabajar’; la piedra filosofal que convierte el aburrimiento en felicidad desenfrenada. Hoy, en un acto de nostalgia, recordaremos a uno de los ‘memazos’ que dominó Internet hace unos años.

Por el ya lejano 2014, Brendan Jordan se convirtió en uno de los virales más compartidos de la red. El joven se encontraba esperando a Lady Gaga en un evento cuando, unas cámaras furtivas, lo pillaron bailando como si no hubiera un mañana.

Brendan salió en un informativo de los Estados Unidos y, desde ese momento, su ‘meme’ pasó a ser una especie de tesoro nacional: empezó a dar vueltas por todo Internet y se inició una bola de nieve que ya nadie podía parar.

La gente tenía muchas preguntas en ese momento: ¿Quién es ese joven? ¿De dónde ha salido? ¿Por qué hace eso? ¿Cómo es posible que baile tan rematadamente bien? Demasiados interrogantes y muy pocas respuestas.

Pero la luz se fue haciendo camino. Con el paso de los días, se reveló que su nombre era el que ahora todos conocemos y que su baile se debía a la pasión que desata dentro de sí la grandísima Lady Gaga.

En la actualidad, Brendan tiene 20 años y, gracias a esas imágenes grabadas ya hace cinco, hoy en día es toda una celebridad. No solo tuvo la oportunidad de conocer a su cantante favorita, sino que, además, ha podido compartir con ella photocalls.

Recientemente, sin ir más lejos, pudimos verlo con la cantante en la fiesta inaugural del museo Haus o Gaga, en el que la cantante expone muchos de los excéntricos vestidos que ha llevado a lo largo de su nutrida carrera musical.



En la actualidad, Brendan ha cambiado mucho. Ya poco queda de aquel niño pequeño que lo daba todo en la pista de baile.

Por aquel entonces, Gaga le dio las gracias personalmente por ser uno de sus ‘monsters’ más fieles y, desde entonces, han desarrollado una relación de amistad de la cual ninguno de los dos se ha podido desmarcar.

Jordan, hoy en día, tiene una gran cantidad de seguidores en su cuenta de Instagram y se dedica al mundo de las redes sociales. A través de estas, intenta inspirar a las otras personas a que saquen ‘su reina interior’ para, así, acabar con la homofobia y la transfobia.

Jordan no es más que una muestra de que, en muchas ocasiones, los sueños se cumplen… pero a base de bien, en este caso.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Lo recordabais del meme? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: OkChicas.