Mikayla Saravia, una joven de 21 años, de West Palm Beach, Florida, se ha convertido en una de las sensaciones de Instagram. Todo empezó cuando publicó una imagen de su lengua en la famosa red social. Desde ese momento, su lengua de 16 centímetros de longitud la convirtió en toda una celebridad.

Su fama le llegó de forma casi inmediata y, como bien podréis ver en las imágenes que os dejamos más abajo, esta se cimienta en el hecho de que, absolutamente todo lo que hace, está protagonizado por su lengua o bien por sus habilidades de baile (en particular su talento para el twerking).

Según ella misma afirma, es capaz de cobrar entre 800 y 3.000 euros por una publicación en la que se le vea lamiendo un producto con su gigantesca lengua, o bien haciendo twerking con alguna especie de product placement.

En su perfil de Instagram podemos encontrar un montón de fotos en las que la vemos sacando la lengua como si no hubiese un mañana. O bien la saca mientras baila, o bien lo hace mientras está con amigas o, simplemente, mientras está sola haciendo una barbacoa. Es la cosa más random del mundo. Son muchos lo seguidores que ya la han bautizado como la ‘mujer serpiente’ o la ‘mujer lagarto’.

El negocio de la lengua le ha salido de lo más rentable. Ha llegado hasta el punto de vender merchandising personalizado, creando su propia marca y página web. Hasta tiene un logotipo registrado.

Tiene hasta su propia aplicación, llamada KKVSH, en la que podemos encontrar sus últimas ocurrencias. Productos que van desde camisetas, pasando por fundas para móviles, hasta cargadores y juguetes sexuales (de estos, además, tiene una amplia variedad).

Mikayla explica que descubrió su ‘increíble’ talento «a una edad temprana, creo que en sexto grado». También explicaba la visión que tiene de sí misma: «Pienso más allá de lo común y trato de ser diferente».





«Mi vídeo favorito es mi sesión de Acción de Gracias, fue bastante divertido. Fingí ser un pavo estirada encima de la mesa con la lengua fuera», confesaba la joven.

En lo referido a cómo consiguió labrarse su pequeña fortuna, Mikayla no se cortó un pelo a la hora de explicar ‘su fórmula’: «Hago anuncios y monetizo mi YouTube y mi aplicación. También vendo productos en mi sitio web».

«El año pasado gané un poco menos de 45 mil euros, este año me debería ir mejor, ya que, a estas alturas, ya he duplicado esa cantidad«.

Sus seguidores están completamente encantados con ella y, en los comentarios de sus publicaciones, podemos encontrar cosas como «Me encanta tu lengua, está deliciosa»«su lengua es como una serpiente» o «¿puedo hacer un tatuaje de tu cara en mi mano?»… lo cierto es que la gente es muy extraña.

«Me gustaría que la gente entendiera que soy muy sensata. Algunas personas piensan que las personas con muchos seguidores son arrogantes e inmaduras, pero yo soy bastante sensata», explicaba la joven en un afán por defender su imagen.





Mikayla también abrió su propio estudio fotográfico en su casa de West Palm Beach, Florida, e incluso, se está lanzando al mercado musical. ¿Conseguirá el éxito en esta disciplina también? Habrá que verlo.

En lo referido a lo que ha conseguido con todo esto, ella está más que orgullosa de sus logros: «Mi mayor inspiración es mi madre. La amo, es una mujer muy fuerte. Estoy orgullosa de mis logros, ser tan joven y ser dueña de mi propia compañía».

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta nueva ‘influencer’? ¿Qué os parece su particular talento? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Ladbible.