Ya es costumbre que las hermanas del clan Kardashian estén siempre  dando la nota (a drede o no) y haciéndose ver.

En esta ocasión, la sorpresa fue que no se debió a su vestimenta ni a ninguna foto en concreto, y no porque no destacaran, en absoluto. Kendall lucía un vestido de firma adelantado a su temporada, y Kim se veía tan deslumbrante como asfixiada en un embutido de terciopelo negro, que por cierto, le costó un par de tropiezos.

Su aparición en los premios Emmy de este año no se iba a quedar detrás de ningún otro evento, en los que siempre consiguen robarse como sea un poco de protagonismo.

No obstante, el foco de la noche no fue hacia las fallas respiratorias de la mayor de las Kardashian, ni a los «traspieses» de ésta, sino al momento justo en el que les dio por abrir la boca.

Y es que el momento clave fue cuando las hermanas subieron al escenario para entregar el premio a mejor programa de competición, y luego de los aplausos de biemnvenida, tocaba dar el discurso de turno.

¿Quién dijo que los discursos son aburridos?

Seguro que alguna vez te ha pasado que estás viendo alguna entrega de premio, y tienes que aprovechar los conciertos de entre premio y premio para mantenerte despierto. Y es que los hay que se enrollan como persianas a la hora de decir unas «Breves palabras» que se acaban convirtiendo en una terapia que se ahorran ese mes con el psicólogo.

Pues bien, el discurso de las hermanas preferidas de Instagram no dejó que nadie planchara la oreja, porque ya se sabe que son unas cracks en esto de liarla, y la noche iba muy tranquila… Hasta entonces.

Kim, que fue la responsable de dar comienzo al discurso, se arrancaba a golpe de Teleprompter:

“Nuestra familia sabe de primera mano que la televisión verdaderamente emocionante la hacen personas reales siendo ellas mismas”.

De alguna manera, las hermanas no se esperaban las sonoras carcajadas que arrancaron a todos los presentes con esta frase. Y es que, por lo visto, sus palabras iban bastante alejadas de un tono irónico.




Sin pillar aun si el público se reía con ellas o de ellas, la más pequeña continuó, lejos de arreglar el follón.

“Contando sus historias sin filtros y sin guion“, por supuesto, todo leído del guión que aparecía en pantalla.

Finalmente entregaron el premio a ‘RuPaul: Reinas del drag’ y la ceremonia siguió como estaba prevista.

Todos los periodistas presentes catalogaron el momento de ridículo total por parte de las celebrities. Aunque de algún modo, parece que aun no se han dado por aludidas, ya que todavía no se han pronunciado al respecto en sus redes sociales, como suelen hacer cada vez que ven el vuelo de una mosca.

Por si os habéis quedado con la duda de cómo fue el momento, os dejamos con el vídeo de turno.




¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Crees que la culpa es de los guionistas que escribieron el discurso, o que se hizo a propósito? Cuéntanos tu opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Mundodeportivo