Hay pocos animales más interesantes que un perezoso. Estos bichos han sobrevivido a otras millones de especias a lo largo de toda la historia de la vida en la Tierra… ¿cómo es eso posible? ¿Cómo una animal que se mueve más lento que un caracol puede haber sobrevivido a tanto? Puede que, precisamente, su truco haya sido ese: pasar tan desapercibido que ningún depredador supiese, si quiera, de su existencia. Para homenajear a estos seres, el ilustrador japonés Keigo (@k5fuwa) ha decidido dedicarles unos cuantos dibujos en los que podemos cómo los perezosos se enfrentan a diversos problemas cotidianos.

1Hay que mirar la parte positiva:

Puede que no vaya a utilizar el flotador en todo el día… ¡Pero mira que moreno se ha pegado!

2Yo solo tengo una pregunta…

¿Cómo no han muerto después de estar tantísimo tiempo sin comer? Por otro lado… ¿a quién se le ocurre poner a un perezoso de repartidor? El mundo se está volviendo loco.

3Las labores del hogar

Creo que prefiero llevar la camisa arrugada, la verdad.

4Nada es eterno

Las cosas, con el tiempo, se marchitan… menos las ganas de este perezoso de pinta, claro está.

5A ver quién es el afortunado



Esta cadena de producción se parece más bien a una lotería. Al que le toque la guinda, tiene premio.

6Y así echaron la tarde

Él acabó completamente mareado. Lo cierto es que no era el plan que tenía para ‘una hermosa tarde de verano’.

7El hechizo duró poco

Pocas cosas son menos rentables que ser el hada madrina de un perezoso… la frustración tiene que ser tu plato de cada día.

8Cada uno con la marca  que le corresponde

El espíritu es el mismo… la actitud es muy diferente.

9A este paso…

Les dará el siguiente cumpleaños.

10Ahora toca el afeitado…

Y, cuando llegue el afeitado, tendrá que volverse a cortar el pelo… lo cierto es que, la barbería de un perezoso puede ser lo más parecido a un bucle interminable.

11No llega ni su sombra

Cuando hasta la física está en tu contra… poco puedes hacer. Como te toque de compañero de clase en educación física… lo llevas claro.

12Tú sigue intentándolo

Alguna, algún día, te saldrá bien… si no, siempre puedes hacerle una pintura al óleo.

13Alguien se acaba de ganar unos cuantos enemigos…



Aunque, siendo sinceros, conozco muchas personas iguales y que no tienen nada que ver con un perezoso…

14¿En qué momento se te ocurre hacer equipo con él?

Mira la parte positiva: puede que hayas perdido la carrera… pero no tendrás que lavar la camiseta ya que no la has sudado.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas ilustraciones? ¿Se os ocurre alguna otra que podamos añadir? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.