La vida está llena de situaciones de lo más descabelladas. Muchas personas intentan vendernos que todo, por defecto, tiene que ser felicidad y arcoíris dobles gigantes… pero esto no es así, pese a quién le pase. Para que veáis que nuestra vida cotidiana está llena de obstáculos, aquí os dejamos unos cuantos ejemplos de cosas que, con casi total seguridad, os han pasado en alguno de vuestros días.

1Las cajas que no saben ser abiertas




Que nos pase este tipo de cosas es bastante habitual. El problema que se plantea siempre después acostumbra a ser el mismo: ¿y ahora qué?

2Poco respeto a los demás




Esto es lo más habitual que podemos encontrarnos en un vagón de tren: personas con los pies puestos en los asientos como si el convoy fuese suyo… ¿De verdad se puede ser tan poco cívico?

3¿Quién lo quitará?

Es verdad que, por lo general, la gente no quiere pillar el tícket… pero, ¿a nadie le da un poco de cosa dejarlo así?

4¿Quién vigila al vigilante?

Eso es un poco lo que pasa con este empaquetado. La única solución posible aquí es la de abrirlo con una katana, yo no veo más posibilidades.

5El siguiente nivel del incivismo




En este nivel, llegamos al momento en el que ya se empieza a invadir la zona de alguno de los otros pasajeros.

6Adiós a la pizza

Que leves todo el día con ganas de comerte una buena pizza y, cuando te llegue a casa, lo que te encuentres dentro de la caja sea una especie de pita insípida.

7Todo en su sitio

Puede que, en apariencia, no sea nada importante… pero el orden del pan de molde tiene un gran efecto psicológico sobre nuestra percepción del desayuno… son ganas de empezar mal el día.

8Es más difícil esto que lo otro

¿Tanto cuesta sacar el rollo de cartón y no tener que hacer estos malabares extraños?





9¿Cuál es el objetivo?

Igual se trata de una máquina de castración pública.

10¿Estará haciendo yoga?

Como abra más las piernas, se le juntan las rodillas en la nuca.

11Los caprichos de la física

No tiene ningún sentido que pasen este tipo de cosas… pero pasan. Lo mejor, llegados a este punto, es no preguntarse cómo hemos llegado hasta este punto.

12Yo solo quería hacer pipi

Es una puerta demasiado compleja para la función que tiene que cumplir.

13A todos nos pasó de pequeños



Este era un juguete muy divertido… hasta que dejaba de serlo.

14Se te ha chafado el desayuno

Espero que le guste el pan tostado… porque, de eso, tendrá un rato.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas situaciones? ¿Alguna vez te ha pasado algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Brightside.