Si no queremos morir de forma fulminante, debemos ingerir alimentos de forma regular. Esto es algo que todos los que estamos leyendo estas líneas tenemos completamente presente… o eso espero, la verdad. Pero lo cierto es que, por más que estemos acostumbrados a comer, el tema de cocinarnos la comida que ingerimos… ya es harina de otro costal.

A la hora de encender los fogones cometemos muchos errores. Puede que algunos ya los conozcáis de sobras, pero hoy os traemos otros más ‘secretos’ que, por motivos que os resultarán obvios, debemos tener en cuenta de inmediato.

1Carnes, aves y mariscos

Cocinar la carne a una temperatura demasiado alto, puede suponer un peligro para tu salud. A altas temperaturas, las proteínas de este tipo de carnes pueden verse alteradas de forma perjudicial. Lo mejor es cocinarla a una temperatura más baja.

2Miel

La miel contiene muchas toxinas. Después de ser recolectada, la miel pasa por un proceso de pasteurización para eliminar dichas toxinas. Sin embargo, comer miel sin pasteurizar puede ser muy peligroso para su salud… no hagas lo que hacía Winnie the Pooh.

3Bayas de saúco

El uso de este tipo de bayas es bastante habitual para la confección de mermeladas, vinos tés… ¿Cuál es el problema? Que tanto las semillas, como las hojas del árbol, son venenosas.




4Patatas

Si dejas las patatas a la intemperie, lo más probable es que estas broten… tienes que tirarlas, no vale con cortar los brotes y ya está. Estas patatas pueden contener veneno que puede provocarte vómitos y diarrea.




5Anacardos

Si comes muchos anacardos crudos… puedes morir. Así de simple. Cuando están crudos, contienen un químico llamado urushiol, el cual, en proporciones altas, puede resultar mortal. Si te encuentras anacardos en la naturaleza, ¡no te los comas!

6Almendras

Las almendras amargas contienen cantidades relativamente grandes de cianuro de hidrógeno y que comer solo de 5 a 10 almendras crudas puede causar problemas en los adultos y podría tener consecuencias fatales en los niños.

7Pan




El pan blanco empaquetado suele contener una gran cantidad de aditivos que pueden resultar altamente perjudiciales para la salud. Comer pan blanco con frecuencia puede causar obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes.

8Nueces de Brasil

Las nueces de Brasil son conocidas como una rica fuente de selenio. El selenio es vital para nuestra salud, pero consumir demasiado puede ser tóxico. Para los adultos, se recomienda ingerir de 50 a 70 microgramos de selenio diariamente, y una nuez de Brasil puede contener de 60 a 95 microgramos de selenio… demasiado pa’ tu body.

9Leche

En su forma natural, la leche es una mezcla de agua, proteínas, azúcares, minerales y vitaminas. Aunque la leche ofrece grandes beneficios para la salud, todavía hay algunos riesgos que debemos tener en cuenta. Beber leche en cantidades normales es saludable, pero ingerirla en exceso puede aumentar el riesgo de desarrollar aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares. El tema de consumir tanto calcio también es bastante malo.

10Mariscos




Los mariscos son un excelente añadido a una dieta saludable, ya que son ricos en proteínas, ácidos grasos omega-3, y numerosos minerales como magnesio, zinc, hierro y cobre. Todos estos nutrientes son bastante positivos para nuestro organismo. Sin embargo, los mariscos pueden ser uno de los alimentos más difíciles de cocinar adecuadamente y si se dejan crudos o semicrudos, pueden contener elementos que son peligrosos para nuestra salud.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos consejos? ¿Ya los conocíais con anterioridad? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Brightside.