Edi Okoro es una de esas personas que hacen que la vida de las personas sea un poco más feliz. Prueba de ello es la forma en la que pidió matrimonio a su futura mujer, Cally. Él le compró el anillo de compromiso y lo guardó esperando el momento adecuado para dárselo… y este, al parecer, no llegaba nunca. Estuvo más de un mes guardando ‘su tesoro’ y la cosa se iba alargando demasiado… y, como bien versa el dicho ‘la ociosidad es la madre de todos los vicios’. Y es que él pilló un particular vicio que os venimos a contar a continuación.

A la espera de encontrar el momento adecuado, Edi llevaba siempre el anillo encima (más vale prevenir que curar), y esto hizo que en su cabeza se activase una idea: sacarle fotos al anillo en presencia de Cally sin que esta se diese cuenta de lo que estaba pasando. ¿Creéis que es algo demasiado arriesgado? Lo cierto es que sí… y aquí os traemos el resultado:

1Así empezó la cosa

Esta fue la primera foto que se hizo y, a pesar de estar bastante cagado, se atrevió a sacarlo delante de ella… la cosa le salió bien y, como veréis más adelante, esto hizo que se envalentonase.

2Esto sí que es jugársela

Dejó el anillo en el sitio de las llaves durante unas horas y no se dio ni cuenta.

3Iban pasando los días…

Y Edi seguía envalentonándose, estirando cada vez más el chicle y, aquí, ya sacaba todo el arsenal.

4Este era el comodín fácil

Esperar a que ella esté durmiendo es la forma más segura de hacerlo… pero lo cierto es que hay gente que se despierta muy de golpe… nunca se sabe.

5Lo que decíamos antes

Cuando alguien está durmiendo así, no hay forma de despertarla.

6En directo

Esto sí que es subir a un nivel bastante alto.

7Hay bastante más peligro de lo que podría parecer en un primer momento

Solo hace falta que alguien que esté por ahí se emociona al pensarse que está a punto de presenciar una pedida de mano para mandar todo al garete.

8Después de despedirse

Ella va al trabajo en bici… y eso es algo que él no pensaba desperdiciar en absoluto.

9Lo peor de todo…

Es que, en esta imagen, ella estaba despierta. Le preguntó qué estaba haciendo, y él le dijo que solo era ‘su teléfono móvil’.

10¿Sería este un buen momento para ejecutar la misión?

Parece que, de momento, tendría que esperar más.

11Mientras ella intenta no perderse…

Él se está buscando la perdición. Este chicle, hay que reconocer, estaba próximo a romperse.

12¿Cómo no se da cuenta?

¡Si es que lo tiene al lado!

13Ya se le estaba yendo un poco la cabeza, la verdad

Esto no podría aguantar mucho más…

14Y, después de esta, la cosa se fue al garete

Esta es la última foto que pudo hacer antes de, por fin, lanzarse a dar el paso de pedirle la mano.

15Por fin

Al final,, tuvo que ceder y, a pesar de que ella dijo que sí, esta foto fue tomada minutos después de su respuesta afirmativa, pero ella no sabía todo lo que él le había estado ‘haciendo’ a lo largo de esas últimas semanas. ¿Cómo reaccionaría? De momento, tendremos que esperar para saberlo.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Haríais lo mismo que él? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.