Emily Ratajkowski es una de las modelos más populares de la industria del modelaje contemporáneo. Esta joven fue, hace unos años, una gran revelación después de su genial papel en la película de ‘Gone Girl’ de David Fincher y, desde entonces, no ha hecho más que asegurar su puesto en el mundo del espectáculo.

Ha rodado videoclips como el de ‘Blurred lines’, ha salido en series como ‘iCarly’ y ha participado en varias producciones cinematográficas. Pero si hay algo que se le dé particularmente bien, eso es el mundo del modelaje. Sus campañas de ropa, por lo general, son las más valoradas y recordadas de esa industria (siempre con algo de polémica, como es ya habitual en esta era de Internet).

Y es que este pasado fin de semana Emily nos ha vuelto a regalar uno de esos titulares que tanto nos gustan a raíz del vestido que llevó en el photocall de una importante revista de moda.

La modelo acudió a la fiesta anual de la famosa revista de moda Harper’s Bazaar con un vestido que ha causado furor, no solo por el diseño del mismo (el cual es bastante sencillo), sino por el precio del mismo… ¡nada más y nada menos que 30 euros!

Se trataba de un vestido rojo y muy ceñido, de esos que si hay un incendio te quemas entera al no poder correr. Un escote asimétrico de esos que a Emily le sientan de muerte y unos tacones en plan Gladiator-Amazona negros que redondeaban el modelito.

Pero si se ha hablado tanto de este vestido, además de por su buen diseño, es por su precio. Y es que tres billetes de diez euros parecen no ser demasiado para tamaña obra de arte.

¿De dónde sacó este vestido low cost? Lo más habitual, en este tipo de eventos, es acudir con piezas de grandes diseñadores… pero Emily no; ella no quería ser ‘como todas’ y acudió… ¡con un vestido de Zara!. Así es: podéis ir ahora mismo a la web de esta conocida marca y comprar su mismo vestido… nada de exclusivas o diseños limitados; se trata de un vestido al alcance de todos.

Es más, si vais a la página web ahora mismo, podréis ver este maravilloso vestido en una de sus tres tallas (M, L o S) y bueno… lo de ver es bastante literal: después de que la modelo de 28 años lo luciese el pasado día 6, el vestido se agotó en muy pocas horas. Habrá que esperar a que repongan stock, no nos queda de otra.

Al parecer, todo esto nace de que la modelo es una gran fan de la forma de Amancio Ortega y bueno, este era su particular homenaje al diseñador español. Si hacéis un poco de memoria, recordaréis que esta no es la primera vez que Emily lleva un vestido de esta firma y, para su boda, ya llevó uno de Zara de color mostaza.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este modelito? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Huffington Post.