Tinder es una herramienta muy útil para encontrar alguien con quien tener una relación del tipo que sea, pero en ocasiones también es un caldo de problemáticas ya sea por las relaciones tóxicas que puede generar o por las situaciones raras que se pueden dar.

Por ejemplo, a continuación os mostraremos varias personas que descubrieron que su pareja les era infiel por Tinder y/o que se vengaron a través de la aplicación.

Loca a la vista

Ser una adúltera y una mentirosa es medianamente perdonable, pero en el momento que intentan prenderte fuego o atropellarte lo mejor es que vayas a la policía.

El zasca final es lo mejor

El clickbait reside en el hecho de que no sabemos cómo de gordo está ahora.

¡Alerta roja!

Sería bueno que en estas aplicaciones tuvieses que presentar algún tipo de certificado médico para evitar que haya personas mal intencionadas o descuidadas que puedan transmitir alguna ETS.

La foto es espectacular

Sin duda hay gente que no tiene ningún tipo de respeto por su pareja y, en vez de afrontar la situación y dejar la relación, prefieren traumatizar a sus parejas y ser, directamente, unos imbéciles.

El secreto está en la descripción

Con esta descripción es complicado negarle un match para cagarse en sus muertos.

La mejor defensa es un buen ataque

Si se entera de que su mujer sabe que es infiel puede que directamente no vuelva a casa. Esperamos que su mujer encuentre un padre mejor para su hijo.

La viva imagen del adulterio

El «añadidme si ya habíais visto antes esta foto» significa que puede que esté montando una especie equipo de Vengadores contra las novias infieles.

¡Qué fácil es cagarla!

Hay personas que no saben valorar lo que tienen y tiran una relación por la borda solo para hablar con personas que no conocen.

¡Qué miedo!

Este caso es un poco distinto que el resto ya que aquí, en vez de atacar al infiel, su esposa decide usar Tinder como una advertencia para todas aquellas que quieran darle «like» a su marido.

El giro de guion

Ver una foto de «casados» en Tinder hace que puedas intuir fácilmente que algo no va bien.

¿Os habéis encontrado nunca con algo parecido? Os animamos a que nos lo contéis todo en los comentarios de Facebook e Instagram, ¡Os leemos!

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: difundir