Isabel, a sus 37 años, ya había pasado dos veces por el programa de citas más famoso de la televisión… con bastante poco éxito, para ser sinceros. Ahora, en su tercer intento, confiesa que, en los dos casos anteriores, el problema principal había sido la poca compatibilidad a nivel de físico: «quiero a un hombre alto, deportista y que me haga reír». Ella cree que su principal problema con los hombres es que va ‘demasiado en serio’: «Creo que cuando ven que voy tan en serio se asustan».

En el otro lado de la mesa, en esta ocasión, teníamos a José, un entrenador personal de 40 años que, al menos a nivel físico, encajaba con el perfil que buscaba Isabel. A pesar de su aspecto duro, él se definía como un ‘hombre sensible’.

La sorpresa de estos dos al ser presentados fue mayúscula por un motivo de lo más casual: ¡ya se conocían! Ya habían establecido contacto por Internet… sin ir más allá, por supuesto. Según ellos, hablaban solo por mantener una amistad.

La primera impresión, al menos para ella, fue de lo más positivo: «me gusta mucho que sea entrenador personal. Lo sigo desde hace mucho tiempo y me gusta lo que hace y se le da bastante bien», afirmaba.

En lo referido a lo que buscaban en la otra persona, también coincidieron de forma bastante clara. Ambos buscaban una pareja seria y entregar toda su confianza a la otra persona.

Entonces llegó el momento clave de esta cita. Ella le preguntó por el tema de los celos y él reconoció ser ‘un poco celoso’ y que no le gustaba ‘compartir’ lo suyo con nadie: «no hace falta que comparta», a lo que ella añadió «vas sobrado, ¿no?», y él remató «Tengo anaconda»… vaya, parece que la fiesta empezaba a salirse de madres.

Después de esto, José reconocía que era una persona ‘altamente sexual’: «la cama no tiene fin para mí». Ella, al menos en apariencia, estaba encantada con la conversación y no dudó en afirmar que a ella le gustan los de ‘aquí te pillo, aquí te mato’.

La cena siguió por buen camino… y lo cierto es que era bastante poco previsible el camino que iba a tomar justo en el último momento… pero eso es mejor que lo comprobéis vosotros mismos.

Aquí os dejamos el vídeo con la cita íntegra:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta cita? ¿Entendéis los motivos que la han llevado a ella a rechazarlo? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: El Periódico.